Publicidad

Bukele se acerca más a China tras la divulgación de lista estadounidense de políticos corruptos

La relación entre El Salvador y Estados Unidos sigue enfriándose en la misma proporción en que Bukele consolida su vínculo con China. Un día después de publicada una lista de políticos corruptos, elaborada por el Departamento de Estado de Estados Unidos, Bukele respondió con un nuevo gesto de compromiso con China. Sus diputados en la Asamblea Legislativa ratificaron un millonario convenio de cooperación que había sido firmado en 2019 con el país asiático. Algunas voces de funcionarios estadounidenses reclamaron de inmediato el gesto, pero Bukele parece decidido a profundizar esta relación. 

 

 
 

Un día después de que Estados Unidos revelara los nombres de funcionarios y exfuncionarios salvadoreños vinculados a actos de corrupción y narcotráfico, el presidente Nayib Bukele envió una solicitud a la Asamblea Legislativa para que le autorizara recibir un gigantesco proyecto de cooperación con la República Popular China. El gesto consolida las relaciones entre ambos gobiernos en momentos en que el vínculo con Estados Unidos, el socio comercial y político más importante de El Salvador hasta la fecha, pasa por un momento de tensiones y marcadas diferencias, principalmente después del 1 de mayo, cuando el bukelismo destituyó a los magistrados de la Sala de lo Constitucional y al fiscal general, generando el repudio de la comunidad internacional y principalmente de la administración Biden.

Se trata de un millonario convenio cuyo costo total aun es desconocido y que, según diputados de Nuevas Ideas, Gana, PCN y PDC que aprobaron su ratificación este martes, es un "regalazo", un "loterillazo" que "solamente debemos agradecer". El convenio marco con China, disponible en la página de transparencia de Cancillería, establece líneas generales para proyectos de infraestructura. Según información que había divulgado el presidente Bukele el 3 de diciembre de 2019 a través de Twitter, China y El Salvador ya habían logrado definir al menos ocho megaproyectos que serían financiados, diseñados y ejecutados por China en territorio salvadoreño: un estadio nacional, una biblioteca nacional, una gran planta potabilizadora en el Lago de Ilopango, infraestructura para Surf City, la restauración del sitio arqueológico Joya de Cerén, nueve convenios de cooperación (en agricultura, turismo, cultura, deportes, comercio y asistencia técnica) y, por último, la restauración y ampliación del Puerto de La Libertad.

El convenio marco con China había sido firmado por el Gobierno de Bukele en septiembre de 2019, durante un viaje a Asia en el que jugó un rol clave su hermano, Karim Bukele. El acuerdo establece que El Salvador y China deben ponerse de acuerdo en el tipo de proyectos específicos a impulsar y que para ello debe haber un intercambio de notas diplomáticas. Como todo convenio internacional, la Constitución exige que la Asamblea Legislativa lo ratifique (artículo 131, numeral 7), para poder ejecutarse, lo cual ocurrió este martes 18, cuando la Asamblea de Bukele tocó sorpresivamente el punto. En ese momento, se cumplían 24 horas después de divulgada la lista de nombres de funcionarios y exfuncionarios corruptos, en una maniobra que difícilmente puede aislarse del documento del Departamento de Estado.

Los funcionarios listados por el Departamento de Estado, cuyos nombres fueron divulgados por el Capitolio, son cercanos a Bukele y, entre ellos, están la jefa de gabinete del Ejecutivo, Carolina Recinos, y el exministro de Seguridad y Justicia, Rogelio Rivas. Otras personas incluidas en la lista son el diputado aliado de Bukele y dirigente del partido Gana, Guillermo Gallegos, y un dirigente del FMLN, José Luis Merino, que fue su soporte político cuando estuvo en ese partido y también su socio en el canal de televisión TVX. Tras la divulgación de la lista salvadoreña, también se presentaron listas de de funcionarios de Guatemala, Honduras. Aunque la acción, de momento, no acarrea consecuencias legales, el listado será insumo para la lista Engel, que se presentarán en junio en Estados Unidos y que puede conllevar sanciones a los funcionarios centroamericanos mencionados. 

Apenas minutos después de la divulgación de la lista, este lunes 17 de mayo, Bukele reaccionó sin negar los señalamientos y prefirió atacar al mensajero: insinuó que la lista carecía de validez por no incluir corruptos de la derecha salvadoreña. Luego, Bukele, fiel a su estilo, publicó dos tuits en los que destacaba su cercanía con China. A las 10:22 de la noche, Bukele anunció que llegarían al país medio millón de vacunas contra el coronavirus provenientes de China. “Estas vacunas fueron adquiridas por el Gobierno de El Salvador, pero no hubiera sido posible que nos priorizarán (sic), sin las gestiones del Presidente Xi Jinping”, tuiteó Bukele, acompañando sus palabras con las imágenes de las banderas de China y El Salvador.

El cortejo del bukelismo hacia China continuó por la mañana del martes 18. Cerca de las 10:30 de la mañana, el jefe de diputados de Nuevas Ideas, Christian Guevara, introdujo una pieza de correspondencia en la Asamblea Legislativa con la solicitud del presidente Bukele para que los diputados ratificaran el “Convenio Marco para el establecimiento del mecanismo de cooperación bilateral para la ejecución de los proyectos de asistencia económica y técnica entre el Gobierno de la República Popular China y el Gobierno de El Salvador”. A los pocos minutos, y una vez más por Twitter, Bukele informaba algunos detalles del convenio: “$500 millones de dólares en inversión pública no reembolsable y sin condiciones. 2 FOMILENIOS en 1. (Y sin contrapartida)”, escribió, en explícita alusión a los Fondos del Milenio, uno de los programas de cooperación más emblemáticos del Gobierno estadounidense con El Salvador.

Imagen de la bancada de Nuevas Ideas mientras celebran y aplauden el nombramiento de Ernesto Castro, amigo y socio del presidente Nayib Bukele, como nuevo presidente de la junta directiva de la Asamblea Legislativa en la sesión del 1 de mayo del 2021. Foto de El Faro: Carlos Barrera
 
Imagen de la bancada de Nuevas Ideas mientras celebran y aplauden el nombramiento de Ernesto Castro, amigo y socio del presidente Nayib Bukele, como nuevo presidente de la junta directiva de la Asamblea Legislativa en la sesión del 1 de mayo del 2021. Foto de El Faro: Carlos Barrera

La ratificación del convenio marco con China se hizo a eso de las 5 de la tarde del martes, cuando la diputada Ana Figueroa, del partido Nuevas Ideas, pidió durante la sesión plenaria —en la que también aprobaron 600 millones de dólares en deuda para proyectos de la primera infancia— que se modificara la agenda para que el pleno conociera la solicitud que Guevara había incorporado por la mañana. A juicio de Figueroa, que el pleno conociera la pieza de correspondencia de inmediato era “urgente”, aunque no explicó la razón de dicha urgencia. “Quiero recalcar que (la pieza) es de carácter urgente, pues se trata de un convenio marco que busca beneficiar directamente a la población y que es fruto de la gira del presidente Bukele en el continente asiático”, dijo Figueroa. “Es hora de trabajar, para eso estamos aquí”, dijo, y cerró su intervención. El Reglamento Interior de la Asamblea (artículo 67) establece que el ingreso de correspondencia durante una plenaria solo es válido cuando la pieza es urgente y su conocimiento no puede postergarse a la siguiente sesión. Todo apunta a que el momento era importante para el bukelismo.

Acto seguido, el presidente de la Asamblea, Ernesto Castro, sometió a votación la modificación de la agenda para incorporar la pieza y fue aprobado con 63 votos. Los diputados Johnny Wright, de Nuestro Tiempo, y Marcela Villatoro, de Arena, votaron en contra. Los restantes 19 diputados de oposición no votaron. A diferencia de las piezas con las que el 1 de mayo se destituyó a los magistrados de la Corte Suprema y el Fiscal General, esta vez la Asamblea no utilizó el mecanismo de “dispensa de trámites” y convocó a la comisión de Relaciones Exteriores para que sesionara de emergencia durante un receso y aprobara el dictamen.

Castro convocó a dicha comisión para que discutiera la pieza de Bukele, pero en realidad se trató de una sesión en la que no hubo ni discusión ni análisis y abundó en felicitaciones al presidente Bukele y en exhortaciones a que había que ratificar el convenio de inmediato. El diputado Walter Alemán, de Nuevas Ideas, dijo: "No podemos perder el tiempo en venir a darle lectura artículo por artículo al convenio, sino que tenemos que accionar, el pueblo salvadoreño nos dio su voto para que no perdamos más el tiempo y demos soluciones. 500 millones de dólares es bastante inversión", dijo. Adelmo Rivas, diputado de Gana, apoyó: "Esos 500 millones veámoslo que es es un loterillazo que nos hemos ganado como país, los salvadoreños, esto no tiene mayor discusión, no son necesarias las discusiones solo lo que deberíamos de hacer es agradecerle al presidente Bukele".

En 25 minutos, la comisión, presidida por la diputada Figueroa, aprobó el dictamen y lo sometió al pleno. El convenio marco no establece un monto de dinero específico a ser invertido por China. Sin embargo, por la mañana, Bukele había mencionado la cifra de 500 millones de dólares en sus tuits, aunque eso, segun un intercambio de notas diplomáticas que también estan disponibles en el portal de Cancillería, puede tratarse de solo un proyecto específico. La diputada Villatoro, de Arena, cuestionó a sus colegas de la comisión de Relaciones Exteriores de dónde habían sacado la cifra de 500 millones. Figueroa respondió de manera ambigua: “El convenio marco no establece monto, sin embargo, nuestro presidente negoció hasta por 500 millones que todos estos proyectos se hicieran”.

Al filo de las 6 de la tarde, 66 diputados de Nuevas Ideas, Gana, PCN y PDC ratificaron el convenio.

 

Un documento desclasificado del Departamento de Estado de Estados Unidos señala de
 
Un documento desclasificado del Departamento de Estado de Estados Unidos señala de "haber cometido corrupción o facilitado el tráfico de estupefacientes” a cinco connotados políticos salvadoreños de Nuevas Ideas, Gana y el FMLN. Un documento desclasificado del Departamento de Estado de Estados Unidos señala de "haber cometido corrupción o facilitado el tráfico de estupefacientes” a cinco connotados políticos salvadoreños de Nuevas Ideas, Gana y el FMLN. Infografía de El Faro: Daniel Reyes.

.

 

Las reacciones por parte de Estados Unidos no demoraron en llegar. “Señor presidente, nada de China viene sin condiciones”, reclamó en Twitter Julie Chung, subsecretaria principal adjunta para asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estados. Bukele no tardó en reaccionar y, en la misma red social, le respondió, con su habitual sorna: “Ustedes son el mayor socio comercial de China”, junto con el emoji de una carita confundida.

En marzo de 2019, Bukele se había pronunciado en contra de lo que dos años después ha hecho. Bukele criticaba las relaciones con China en un tono similar al que ahora se expresa la diplomática estadounidense: “China no juega por las reglas, no respetan las reglas, no respetan las reglas del comercio, hacen proyectos que no son viables y dejan a los países con enormes préstamos que no se pueden pagar y usan eso como apalancamiento financiero. Ellos manipulan su divisa y luego quieren que uno respete su manipulación de la divisa. Ellos no son una democracia pero se meten en tu democracia", señaló Bukele, durante su primer discurso ante una audiencia internacional, después de ganar la elección presidencial, en marzo de 2019. "Queremos ser amigos de China, pero China tiene que ser amiga nuestra, no con dinero e inversiones, con respeto", agregó. El Salvador abrió relaciones en agosto de 2018, cuando era presidente Salvador Sánchez Cerén, del FMLN.

Dos años más tarde, Bukele ha cambiado de opinión y abraza a China. El viraje no pasó desapercibido, y el senador Patrick Leahy, del Estado de Vermont, publicó un comunicado el lunes, con el que intentó disuadir a Bukele de sus nuevos acercamientos a China. “El pueblo salvadoreño no tiene ninguna conexión con China y no van a tirar por la borda una relación de larga data con Estados Unidos”, escribió Leahy.

Por la noche, Bukele parecía celebrar por partida doble. Por un lado, la ratificación de la cooperación no reembolsable y, por el otro, que ello le había permitido sacudirse el problema de imagen generado por la lista de corruptos publicada por Estados Unidos: "¿Ya vieron que el tema no es la "corrupción" verdad?", tuiteó a las 9:24 de la noche del martes.


Apoya el periodismo incómodo

Si te parece valioso el trabajo de El Faro, apóyanos para seguir. Únete a nuestra comunidad de lectores y lectoras que con su membresía mensual o anual garantizan nuestra sostenibilidad y hacen posible que nuestro equipo de periodistas llegue adonde otros no llegan y cuente lo que otros no cuentan o tratan de ocultar.
Te necesitamos para seguir incomodando al poder.
¿Aún no te convences? Conoce más sobre cómo se financia El Faro y quiénes son sus propietarios acá.

Publicidad
Publicidad

 CERRAR
Publicidad