Publicidad

Asociación de esposa de Guillermo Gallegos devuelve 350 mil dólares al Estado

Pese a que APDEMES aseguró haber ejecutado proyectos de prevención con fondos aprobados por la Asamblea Legislativa, y pese a que la Corte de Cuentas y el Ministerio de Hacienda validaron sus liquidaciones, devolvió esa misma cantidad de dinero un mes después de que el Tribunal de Ética Gubernamental confirmara una investigación contra el diputado Guillermo Gallegos.

 
 

La asociación fundada y dirigida por la esposa y amigos del diputado Guillermo Gallegos ha devuelto al Estado 350 mil dólares que, según la Corte de Cuentas de la República, ya habían sido ejecutados sin irregularidades para llevar proyectos de prevención de la violencia a nueve municipios del departamento de San Salvador. 

La devolución del dinero fue registrada en dos escritos presentados el 21 de diciembre ante el Ministerio de Hacienda. En los documentos, Ana Dolly Valiente, amiga, asesora de Gallegos, actual presidenta y representante legal de la Asociación para el Desarrollo Económico y Social de las Municipalidades en El Salvador (APDEMES), escribió que "dicha devolución se otorga, en cumplimiento al Acuerdo tomado en Asamblea General de la Asociación".

Los escritos iban acompañados por dos cheques. En cumplimiento a la Ley de Acceso a la Información, Hacienda entregó a El Faro dos recibos de ingreso de fondos que confirman la transacción. Según Hacienda, uno de los cheques fue por un monto de  100 mil dólares; el otro por un monto de 250 mil. 

El Faro intentó obtener una explicación de Julia Nora Romero, a través de su esposo, el diputado Gallegos, pero este declinó, a través de otro asistente, dar comentarios y hacer las gestiones para llegar hasta su esposa. Romero de Gallegos fundó la asociación junto a un grupo de amigos y asesores del diputado en el año 2008. Hasta octubre de 2017 fue vicepresidenta de APDEMES. Este periódico buscó también una reacción de Ana Dolly Valiente, pero ella no quiso responder las razones detrás de la devolución del dinero. 

El reintegro ocurrió un mes después de que el Tribunal de Ética Gubernamental confirmara la existencia de una investigación contra el diputado Gallegos por haber participado con su firma en la elaboración de los dictámenes que dieron vida a los presupuestos de la nación de 2015 y 2016; y con sus votos para ambas leyes. En dos años, la Asamblea benefició con 550 mil dólares a APDEMES. En 2015, los diputados aprobaron la entrega de $250 mil; en 2016, $300 mil.

Guillermo Gallegos junto a su esposa, Julia Nora Romero, durante un acto religioso celebrado en noviembre de 2016 a las puertas de la Asambea Legislativa. Foto El Faro, Víctor Peña
 
Guillermo Gallegos junto a su esposa, Julia Nora Romero, durante un acto religioso celebrado en noviembre de 2016 a las puertas de la Asambea Legislativa. Foto El Faro, Víctor Peña

Junto a Gallegos, otros siete diputados que integraron la Comisión de Hacienda, incluida la que fuera su presidenta, Lorena Peña, del FMLN, no han podido explicar hasta la fecha cómo es que no se dieron cuenta de la parentela y los vínculos entre los miembros de la asociación y el diputado, que para entonces fungía como vicepresidente del órgano legislativo. 

En noviembre de 2016, cuando El Faro le preguntó a Gallegos por qué había favorecido con su firma y con sus votos a APDEMES, este respondió que "no sabía" si le habían pedido apoyo para realizar esos trámites y que tampoco sabía si su esposa había fundado y dirigido esa asociación. "No estoy al tanto de si mi esposa pertenece a esta asociación. Como abogada pertenece a diferentes asociaciones, gremios, y participa en diferentes actividades", dijo.

El artículo 27 del reglamento de la Asamblea establece que está prohibido para un diputado "participar en la toma de decisiones, cuando exista interés directo para él o para sus familiares dentro del cuarto grado de consanguinidad o segundo de afinidad”.

En el papel, APDEMES fue beneficiada con 550 mil dólares, pero según Hacienda, el Estado solo entregó $100 mil dólares de los 300 mil aprobados en 2016. Es decir que APDEMES percibió $350 mil dólares provenientes de fondos públicos para, según la asociación, ejecutar programas sociales. En 2015, APDEMES asegura que destinó 250 mil dólares para un “programa de prevención contra la violencia en los municipios de Apopa, Ciudad Delgado, Ilopango, Mejicanos, San Marcos, San Salvador y Soyapango”. Esta explicación consta en un escueto informe que la organización entregó a Hacienda en diciembre de 2015. 

El Faro consultó a las alcaldías de esos siete municipios sobre los supuestos proyectos de prevención y estas entidades respondieron que nunca conocieron esos proyectos ni tuvieron noticias de una asociación que se dedicara a proyectos de prevención de la violencia en sus territorios. 

Hoy que se han devuelto 350 mil dólares, entre la nueva información que ha revelado Hacienda consta que APDEMES presentó un segundo informe de rendición de cuentas sobre el destino que tuvieron los 100 mil dólares entregados en 2016. En un escrito presentado por Ana Dolly Valiente, ella asegura que los 100 mil dólares restantes sirvieron para llevar a cabo un "Programa de prevención contra la violencia juvenil" en Panchimalco y en Santo Tomás.

En este segundo proyecto, según APDEMES, "dentro de la implementación del desarrollo se consideraron grupos de veinticinco jóvenes, para atenderlos de lunes a viernes por un lapso de dos meses; tiempo necesario para desarrollar talleres, actividades deportivas y culturales; y lograr la clausura de éstos grupos de tal manera que en el plazo de duración del proyecto se atendieron a tres distintos grupos en un lapso de cinco meses". 

¿Adónde está APDEMES?

La abogada Ana Dolly Valiente, presidenta, representante legal de APDEMES, amiga y asesora del diputado Gallegos sigue siendo la única persona que se comunica con el Estado y que da fe sobre la existencia de una asociación que no deja rastros físicos. Valiente escribe en nombre de la asociación, habla en nombre de la asociación y responde en nombre de la asociación. Para reintegrar los 350 mil dólares, por ejemplo, presentó dos cartas firmadas en la que comunica que devuelve 250 mil dólares recibidos del presupuesto 2015; y 100 mil dólares recibidos del presupuesto 2016.  

En el encabezado de las cartas que envió a Hacienda, ella informó que el local de la asociación está en el edificio Askar, en la 29 avenida norte, en San Salvador. Este es un edificio de tres plantas, cuyo primer local es un salón de belleza y a la par de este se encuentra un pasillo que conduce al local 1-5, donde debería estar la asociación, pero donde atiende otra abogada que sí conoce a Valiente, pero que asegura, molesta, que en ese local no opera APDEMES.  

Esta misma dirección ya había sido reportada por Valiente como la oficina de la asociación cuando solicitó la entrega de fondos de 2015 y 2016. En noviembre de 2016, El Faro encontró en el edificio Askar un local que estaba vacío y donde no había rastros de una oenegé. APDEMES también ha tenido otras dos direcciones: la primera de ellas resultó ser la casa de habitación de José Luis Duque Munguía, quien hasta 2016 fue el jefe de la Unidad de Contrataciones de la Asamblea Legislativa y a quien Gallegos llama su "amigo". Duque Munguía fue uno de los fundadores de APDEMES junto a Julia Nora Romero. En 2015, la asociación dejó pistas de una dirección más, en la residencial Altamira, pero en ella tampoco hay rastros de ninguna asociación. El contrato de arrendamiento de esa casa forma parte de los documentos que Ana Dolly Valiente presentó a Hacienda al liquidar el dinero recibido ese año.

Fachada del edificio Askar. Foto, Carlos Barrera.
 
Fachada del edificio Askar. Foto, Carlos Barrera.

El Faro buscó de nuevo a APDEMES en el edificio Askar, ya que Valiente sigue reportando a Hacienda que en ese edificio está ubicada la oficina de la asociación. En esta nueva visita, el local estaba ocupado. Lo atendía una abogada que aseguró que Ana Dolly Valiente ya no tiene su oficina ahí, y luego amenazó a los periodistas con llamar a la policía si el fotógrafo tomaba fotos del local o si se publicaba el nombre de una abogada impreso en un título universitario que colgaba de una de las paredes: Queni Yasmara Rauda Menjívar.

Esta no es la primera vez que Ana Dolly Valiente aparece vinculada a una oenegé fantasma. El Faro buscó en agosto de 2017 la dirección de la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo y Fomento Urbano (Fusafur), presidida por la jueza de la Corte de Cuentas Julia Alvarenga. En 2017, ella era una de las cartas principales de Gana para ser la presidenta de la Corte de Cuentas y fue promovida sin éxito por Gallegos, en una elección que terminó ganando Carmen Elena Rivas Landaverde, gracias a una inusual alianza entre Gana, FMLN y Arena.

En el local 17 del edificio Sunset Plaza, en una entrada del bulevar Jerusalén, tampoco había rastros de ninguna oenegé al igual que no hay ningún rastro de APDEMES en el local 1-5 del edificio Askar, al otro extremo de la ciudad. En el local donde debía estar Fusafur estaba en realidad una oficina desde donde despachaba la abogada Ana Dolly Valiente. Esta vez, en el Askar, el rastro de APDEMES lleva de nuevo hacia Valiente. 

Vía telefónica, El Faro pidió una entrevista a Valiente el 26 de abril de 2018, esta vez para preguntarle de nuevo sobre APDEMES. Ella respondió que no iba a hacer ningún comentario sobre el reintegro de los fondos públicos que llevó a cabo la asociación que preside.

—Buenos días. Estamos afuera del edificio Askar, en la dirección que reportaron a Hacienda como la sede de APDEMES.

—No. Pero no. No es esta dirección. Esa está reportada, pero pronto será el cambio de la nueva dirección -respondió Valiente.

—¿Puede explicarme por qué APDEMES devolvió el dinero a Hacienda?

—Haga lo que quiera y diga lo que quiera, pero ya deje de molestar. Usted anda detrás de otra cosa. Lamentablemente me utiliza a mí. Señor, sinceramente ponga lo que quiera. Siempre lo va a hacer. Ya no me hable más.

El Faro también buscó por teléfono la versión del diputado Gallegos y de su esposa Julia Nora Romero a través de Carlos Rodríguez, asistente de Gallegos. También se le hizo llegar un cuestionario con las siguientes preguntas: ¿Por qué APDEMES devolvió los fondos? ¿Si APDEMES llevó a cabo los proyectos y ejecutó todo el dinero, de dónde sacaron fondos para devolverle a Hacienda? ¿El reintegro de los fondos implica un reconocimiento tácito de que la oenegé nunca llevó a cabo los proyectos de prevención de la violencia que decía haber ejecutado?

APDEMES no tiene paradero pero tiene nueva junta directiva. Cuando Guillermo Gallegos favoreció a la asociación de su esposa, ella era vicepresidenta y una de las fundadoras de la oenegé. Su última vicepresidencia en APDEMES duró del 18 de octubre de 2014 al 18 de octubre de 2017, según la penúltima credencial de junta directiva que APDEMES depositó en Gobernación.

Dos días antes de que Romero acabara su periodo en el cargo, el 16 de octubre de 2017, Fátima Lisseth Argueta de Escobar reportó que llevaron a cabo una Asamblea General Ordinaria en la que acordaron cambiar a la Junta Directiva. Argueta de Escobar notificó a Gobernación y se presentó como la nueva secretaria de la asociación. Este documento -inscrito en Gobernación el 21 de octubre de 2017- da constancia de que  la esposa de Gallegos, y Juan Carlos Cerón Flores, quienes también son fundadores del partido Gana, ya no forman parte de la junta directiva de APDEMES, que va a ejercer funciones del 19 de octubre de 2017 al 19 de octubre de 2020.

En la nueva junta directiva -que ejercerá funciones de octubre de 2017 a octubre de 2020- está Ana Dolly Valiente (presidenta), Gilberto Enrique Argueta Velásquez (vicepresidente), Fátima Lisseth Argueta Escobar (secretaria), Mario Itamar Escobar Escobar (tesorero y asesor de Gallegos), Sonia del Carmen Cruz Vega y María Angélica Ramírez Flores (vocales).

Los únicos dos miembros cercanos a Gallegos que se mantuvieron en la junta directiva de la asociación fueron sus dos asesores en la Asamblea Legislativa, Valiente y Mario Itamar Escobar.

El 27 de julio de 2017, la Sala de lo Constitucional botó el presupuesto 2017 y ordenó eliminar excesos, incluidas las asignaciones de fondos públicos a oenegés con vínculos partidarios. El 20 de noviembre de 2017, el entonces secretario técnico de la presidencia -y ahora secretario de comunicaciones, Roberto Lorenzana-, anunció que iban a acatar la orden y que iban a excluir a dichas oenegés del reparto. El 5 de enero de 2018, en una votación que fracturó a Arena, la Asamblea aprobó el presupuesto 2018. Según dijo la entonces diputada, Milena Calderón -ahora alcaldesa de Santa Ana-, para este año los diputados sí habían aplicado filtros que no existían antes para frenar la entrega de fondos públicos a oenegés con vínculos partidarios.

Un reintegro "inédito"

De los fondos obtenidos por APDEMES en 2015, Hacienda emitió un primer cheque por 125 mil dólares el 27 de enero de 2015. Un segundo cheque por 50 mil dólares les fue entregado en febrero, y en marzo un tercer cheque por 75 mil ($250 mil dólares en total). De esos $250 mil, Ana Dolly Valiente reportó a Hacienda que habían utilizado 45 mil dólares para comprar un vehículo, el cual en realidad fue adquirido 12 días antes de la emisión del primer cheque, el 15 de enero de 2015, según el documento de compraventa. Además, el vehículo -un Toyota Hilux- había sido importado en 2010, nuevo, con un precio de 19 mil 703 dólares. Cinco años después, APDEMES pagó más del doble del precio original de introducción. Es decir, APDEMES adquirió un vehículo viejo a precio de nuevo. Para octubre de 2016, ese vehículo ya estaba a nombre de Julia Nora Romero de Gallegos, la esposa del expresidente de la Asamblea. 

Luego de una demanda interpuesta a la Corte de Cuentas por la agrupación Acción Ciudadana, en la que pidieron una auditoría a los fondos entregados por la Asamblea Legislativa a oenegés en 2015 y 2016, el ente contralor se comprometió a estudiar los casos. El 17 de junio de 2017, la institución resolvió que en la gestión de fondos públicos de APDEMES no había ninguna irregularidad. Seis meses después de esta resolución, APDEMES ha devuelto la misma cantidad de dinero con la cual fue beneficiada a través de una partida administrada por el Ministerio de Hacienda.

En diciembre de 2016, luego de que El Faro revelara el caso, tres ciudadanos presentaron una demanda contra Gallegos ante el Tribunal de Ética Gubernamental. La investigación del TEG no arrancó sino hasta noviembre de 2017, casi un año después de la demanda. El 15 de marzo pasado, 11 días después de las elecciones municipales y legislativas, el presidente de la institución, Néstor Castaneda, respondió a El Faro que el caso seguía en investigación.

"Vamos a ver cuál es el proceso del dinero, porque no es posible que haya pasado por Hacienda y que no haya encendido ninguna alarma. Ya pedimos dos informes a la Asamblea y estamos esperando el segundo informe, si no nos convence mandaríamos al investigador", dijo Castaneda.

Eva López, una de las tres demandantes ante el TEG, considera que el tiempo que esta institución se ha tardado para resolver el caso "sobrepasa cualquier tiempo lógico". "La forma de entender que ha tomado demasiado tiempo es que el diputado pudo participar sin ninguna mancha en su perfil en las elecciones pasadas. La ciudadanía no pudo tomar en consideración una eventual condena o investigación al analizar su perfil", plantea.

Sobre el nuevo escenario, en el que APDEMES ha devuelto el dinero, López considera que "hay que estar pendientes de los próximos pasos. Esta podría ser una maniobra para decir que, como ya se ha devuelto el dinero, no hay necesidad de seguir con la investigación en el TEG". 

—¿Si el dinero ya fue entregado, procede cerrar el caso? -preguntó El Faro.

Eva López responde:

—Los temas financieros no son lo que persigue el TEG, sino garantizar el respeto a la ética gubernamental. Así que aunque se devuelva el dinero, habría que pronunciarse sobre si la actuación del diputado fue ética o no y proceder con una sanción en caso afirmativo.

¿Por qué APDEMES devolvió el dinero? ¿De dónde sacó el dinero? En 2016, la presidenta de APDEMES, Ana Dolly Valiente, dijo a El Faro que habían acudido a pedir ayuda a la Asamblea Legislativa porque no contaban con una fuente de ingresos para llevar a cabo sus proyectos. Ni la presidenta de APDEMES ni el diputado Guillermo Gallegos -a quien se le pidió que sirviera de puente para que su esposa contestara esa pregunta- explicaron a El Faro de dónde sacó APDEMES 350 mil dólares para hacerle el reintegro al Ministerio de Hacienda. 

¿Cómo es que una asociación que es casi imposible ubicar en un local fijo puede obtener 350 mil dólares para devolverlos al Estado? ¿De dónde salió el dinero? ¿Hacienda puede aceptar que entren a las arcas del Estado 350 mil dólares cuyos orígenes son desconocidos? Cuando a Jaime López se le explica este caso, este responde: "me parece inédito".

Jaime López es un investigador con dos décadas de experiencia estudiando el fenómeno de la corrupción en El Salvador. Dirigió durante años a la oenegé Probidad y ahora es investigador para la Fundación Nacional para el Desarrollo (Funde). López no encuentra un impedimento ni para que APDEMES devuelva del dinero ni para que Hacienda se abstenga de recibirlo. Él, sin embargo, señala que este caso amerita una serie de preguntas que deberían ser respondidas por la Fiscalía.

"Hay que poner atención en la suma de elementos", dice. Primero, que el Estado le entregó fondos públicos para ejecutar proyectos a una oenegé que no tiene una dirección física; segundo, que esta asociación, tiempo después, reintegra el dinero. "Esta última acción pone en evidencia que recibió otra donación, porque las asociaciones no tienen un fondo patrimonial, sus únicas fuentes de ingreso son donaciones y aportes de miembros", dice.

"¿Por qué entregar fondos públicos a una oenegé que no tiene presencia física, un local? ¿Quién le dona dinero a una oenegé para que le reintegre dinero al Estado? Son elementos suficientes para que la banca y para que la Fiscalía haga una indagación y descarte que se trate de una operación sospechosa de lavado de dinero o de origen ilícito de los fondos", añade.

La ley de asociación y fundaciones sin fines de lucro obliga al Ministerio de Gobernación a fiscalizar los movimientos de estas entidades, sobre todo si estas llegan a manejar fondos públicos. A Gobernación, sin embargo, APDEMES no ha entregado balances de los años 2015, 2016 ni del año 2017.

Para el Ministerio de Hacienda, entidad que entregó el dinero, avaló las escuetas liquidaciones de los proyectos y recibió el reintegro de los fondos, no hay nada que el Estado deba aclarar. El Faro pidió una reacción oficial al ministro Nelson Fuentes sobre la recepción y el origen de los fondos. Se pidió que se aclarara si Hacienda hizo algún reparo que obligara el reintegro del dinero, y si tenía alguna anotación sobre el origen de esos 350 mil dólares, dado que la misma institución ya había avalado las liquidaciones de la asociación en 2015 y 2016. "El MH no dispone oficialmente de observaciones y no conoce sobre reparos que hayan influenciado en el reintegro. Por lo que se supone que esta acción fue a iniciativa de dicha ONG, de forma voluntaria. Sobre el origen de fondos, esta institución solo puede constatar la evidencia material de los cheques entregados que estén certificados y provengan de una institución financiera legalmente establecida", contestó la unidad de comunicaciones del Ministerio, e instó a pedir explicaciones a los representantes de APDEMES."El motivo del reintegro es mejor que lo consulte con los responsables de la oenegé". 

 

*Con reportes de Roxana Lazo y Daniel Valencia

Publicidad
Publicidad

 CERRAR
Publicidad