Publicidad

Bukele: “Puede que haya gente que nos castigue por aliarnos con Gana”

Nayib Bukele ya posa en público junto a los líderes de Gana, pero admite que la alianza con el partido de derecha puede restarle votos en 2019. Sin embargo, no parece darle tanta importancia. Más bien, su relación con Gana parece un pacto de caballeros: los dirigentes naranja ceden su identidad a Bukele y éste, a cambio, no se mete con ellos ni con sus actuaciones irregulares.

 
 

En la primera presentación en sociedad del líder de Nuevas Ideas junto a los líderes del partido Gana, Nayib Bukele habló de probidad y el diputado Guillermo Gallegos lo escuchó, atento, en una mesa para invitados especiales. Un salón del hotel Holiday Inn de la colonia Santa Elena fue el escenario en el que, por primera vez, dirigentes del partido que ha arropado la candidatura presidencial de Bukele compartieron en público junto a su candidato, uno que hasta ahora se había resistido a tomarse una foto con Gana fuera de los espacios y reuniones privadas. Uno de los momentos cruciales de la velada fue cuando Bukele lanzó una diatriba sobre la probidad, la corrupción, los malos pasos que hay que corregir en la política salvadoreña. Sus palabras fueron escuchadas con atención por Gallegos, un político cuestionado por viajes y asignaciones de cientos de miles de dólares en fondos públicos a oenegés fantasmas vinculadas a familiares, amigos y militantes de Gana.

“¿Qué es lo que necesita El Salvador? En primer lugar, un gobierno que no robe. ¿Por qué? Porque cuando no se roba, el dinero alcanza”, dijo Bukele a los comensales que asistieron el 27 de septiembre a una cena de recaudación de fondos para su campaña.

Gallegos estaba sentado en una de las tres mesas principales -de un total de 30 mesas, con un aforo de unas 300 personas- junto a dirigentes de Gana, un partido de derecha que tiene a varios de sus diputados cuestionados por irregularidades y en la lista de investigación por enriquecimiento ilícito de la Corte Suprema de Justicia. En la mesa también estaba la esposa de Gallegos, Julia Nora Romero, directora municipal del partido para San Salvador. Entre 2015 y 2016, Apdemes, una oenegé fundada por Romero -y por amigos de Gallegos y militantes del partido- fue beneficiada con 550 mil dólares gracias a su esposo y a la Asamblea Legislativa. Entre 2016 y 2017, otra oenegé vinculada a una asesora del diputado también recibió 600 mil dólares con ayuda de Gallegos y la Asamblea.

Ni Gallegos ni su esposa ni las oenegés ni el Ministerio de Hacienda ni la Asamblea Legislativa ni el Tribunal de Ética Gubernamental han aclarado, a la fecha, con qué asideros se dio esa asignación de recursos. Solo la Corte de Cuentas, a través de un escueto informe, dio por válida la ejecución de recursos y la ejecución de los mismos. Pese a ello, la oenegé terminó devolviendo 350 mil dólares en diciembre de 2017 sin explicar motivos.

Nayib Bukele dando un discuro en una cena de recaudación de fondos para su campaña presidencial el jueves 27 de septiembre de 2018 en el hotel Holiday Inn de Santa Elena.
 
Nayib Bukele dando un discuro en una cena de recaudación de fondos para su campaña presidencial el jueves 27 de septiembre de 2018 en el hotel Holiday Inn de Santa Elena.

A Bukele se le vio en público y por primera vez junto a Gallegos y quizá haya sido porque el evento no fue organizado por Gana sino por Nuevas Ideas: los banners, los centros de mesa y la iluminación referían el nombre y los colores del movimiento político que Bukele inició luego de ser expulsado de las filas del FMLN y que finalmente fue inscrito como partido político el pasado mes de septiembre. Los organizadores, además, colocaron la nueva bandera de Gana sobre la tarima principal. El partido de derecha cambió su estandarte naranja por un azul cian con la golondrina de Nuevas Ideas en el centro. Lo único cercano a Gana era esa mesa bien particular liderada por Gallegos y otra más donde estaban sentados familiares del diputado y otros líderes locales del partido. Quienes no eran invitados especiales, tuvieron que pagar 75 dólares la entrada como aporte a la campaña electoral de Bukele.

Hasta este encuentro, de Bukele y Gana solo se sabe de una reunión privada con Gallegos de la que el diputado colgó una fotografía en redes sociales y de otro encuentro donde también participaron dirigentes de Gana a principios de septiembre. “Nuestro candidato Nayib Bukele ya nos ha acompañado en nuestras reuniones y eventos de Gana, mientan diciendo que no es así”, escribió Gallegos en una publicación en su cuenta de Twitter donde colgó varias fotos de esa otra reunión. El mensaje iba dirigido a quienes han opinado que el exalcalde se ha rehusado a aparecer en público con dirigentes de ese partido, para no afectar su mensaje antisistema partidario y anticorrupción. Bukele, por ejemplo, no asistió a su propia elección interna como candidato presidencial, aludiendo problemas de salud.

Hace dos años, Gana era un partido del que Bukele renegaba porque se consideraba un político de izquierda y no de derecha, pero al que también tuvo bajo la manga como otra opción partidaria. Cambio Democrático, de centro-izquierda, su segunda apuesta, fue cancelado el 25 de julio por el Tribunal Supremo Electoral y ese mismo día, cerca de la media noche, terminó inscribiéndose en Gana.

Ese recordatorio, de que sin Gana Bukele no hubiese podido competir en las presidenciales, no pasó desapercibido entre los asistentes a la cena. Cuando la animadora Alejandra Acosta, presentadora de Canal 33, pasaba el micrófono para que opinaran sobre las expectativas del evento, un empleado del diputado Gallegos, Clovis Mondragón, se levantó de su mesa y dijo que hablaría en representación de Gana: “Quiero decirles que no somos un vehículo, somos el medio idóneo para llegar al poder”. Luego, alzó su mano derecha señalando hacia el frente: “Tenemos los mejores diputados, entre nosotros está nuestro segundo vicepresidente, Guillermo Gallegos”.

Contrario a lo que se esperaría para el partido que llevará a las elecciones al hasta ahora candidato mejor evaluado en las encuestas, los aplausos para Gallegos y su comitiva fueron comedidos. No todas las mesas aplaudieron. Mondragón también saludó al presidente del partido, Andrés Rovira, al secretario de organización, Nelson Guardado, y al diputado Osiris Luna, todos sentados en la mesa con Gallegos, pero ninguno recibió aplausos eufóricos, como sí los reciben en los mitines del partido. En realidad, en la velada de Nuevas Ideas, ellos recibieron aplausos discretos, casi que de cortesía. Eran, pues, como peces fuera del agua (o del estanque de Bukele). “Les garantizamos que con nuestro equipo va a ser bien difícil que estos areneros nos hagan fraude”, finalizó Mondragón.

Durante las conversaciones entre Bukele y Gana para evaluar una posible candidatura con el partido de derecha, según confirmaron a El Faro fuentes que conocieron de los encuentros , Gallegos era uno de los diputados que se oponía a respaldar a Bukele en 2019. Una de las fuentes asegura que el líder de Gana estaba en conversaciones con el candidato de Arena, Carlos Calleja, y que, además, pidió a Bukele ser el candidato a vicepresidente. El exalcalde, según la misma fuente, no aceptó la petición.

La negativa de Gallegos también apareció el jueves 26 de julio en la mañana, cuando en redes sociales ya se propagaba el rumor de que Bukele se había afiliado e inscrito en Gana para participar en las elecciones internas. Gallegos y el entonces precandidato presidencial de Gana, Will Salgado, pusieron en duda que el exalcalde se hubiese inscrito a tiempo, ya que el plazo de para las internas finalizaba a la medianoche de ese miércoles 25. Días después y ya con Bukele como candidato presidencial, Gallegos se subió, públicamente, al mensaje unísono del partido: Con Gana, Bukele ganará la presidencia en 2019. Y, entonces, Arena quedó atrás.

Cena de recaudación de fondos para la campaña presidencial de Nayib Bukele el 27 de septiembre de 2018.
 
Cena de recaudación de fondos para la campaña presidencial de Nayib Bukele el 27 de septiembre de 2018.

Nuevas Ideas versus Gana

En el evento en el Holiday Inn hubo más presencia del movimiento político de Bukele que de Gana. En la mesa del centro, en primera fila, se sentaron, por ejemplo, la madre de Bukele Olga Ortez, el secretario general de Nuevas Ideas, Federico Anliker, y el candidato a vicepresidente, Félix Ulloa. A la izquierda de ellos, estaba uno de sus abogados, Conan Castro, y su primo Xavier Zablah. La mesa de Gana, sin embargo, no pasaba desapercibida. Junto a Gallegos, Rovira, Guardado y Luna, llegaron los diputados Adelmo Rivas (Sonsonate) y Rigoberto Soto (Usulután). También fue invitado su meteórico rival en primarias, el exalcalde de San Miguel, Will Salgado. En una de las mesas de atrás, en la tercera fila, también se sentaron el hijo y el hermano de la esposa de Gallegos, y Griselda Guevara, candidata de Gana en San Salvador en las elecciones legislativas de 2015; y quien en 2017 ocupaba el cargo de jefa de la unidad de sistemas de la Asamblea Legislativa.

Tanto Ulloa como Anliker fueron de los primeros en saludar a Gallegos, a su esposa y a los otros dirigentes de Gana. Anliker ha sido quien ha tenido que representar a Bukele en los eventos del partido naranja, y Ulloa, al igual que Bukele, tampoco ha sido enfático en cuestionar o criticar las actuaciones de Gana. Más bien se ha desligado de ellas, y las ha minimizado. “¿Qué partido en este momento no tiene casos de corrupción en la Fiscalía, en Probidad?”, respondió el candidato a vicepresidente en una entrevista de septiembre en el programa FOCOS de Canal 33, cuando se le cuestionó sobre los señalamientos de corrupción e irregularidades contra dirigentes de su partido. El blanco más frecuente e investigado por el propio Estado es Gallegos, a quien la Corte Suprema de Justicia inició un examen de enriquecimiento ilícito en 2016 por tres millones de dólares sin justificación en su patrimonio. Su investigación fue engavetada por el jefe de la sección de Probidad, que al mismo tiempo es uno de los aspirantes a una de las magistraturas en la CSJ; y quien públicamente fue presentado por Gallegos como una de las cartas que recibiría apoyo de Gana en una elección que ya lleva más de 80 días de retraso.

Nadie de Gana dio un discurso, y el primero en hablar en Nuevas Ideas fue Federico Anliker. Después de quejarse sobre un supuesto bloqueo contra la inscripción de Nuevas Ideas y de las consecuencias del bipartidismo en El Salvador, el secretario invocó una de las principales propuestas de su partido, a pesar de que no es un planteamiento novedoso y que ha sido rechazado en varias oportunidades por Gana. “Es una de las propuestas que Nayib ya lanzó a nivel nacional: la creación de la Cicies. Los dos hemos ido a reunirnos con el secretario general de la OEA (Luis Almagro) para ya comenzar el cabildeo”, dijo Anliker.

Esta no es la primera vez que una comisión internacional contra la corrupción se propone en El Salvador. Lo hizo el expresidente Mauricio Funes durante una asamblea general de la ONU en 2010, pero la propuesta no prosperó. También lo hizo Arena en 2015 como parte de una iniciativa legislativa, pero la propuesta tampoco cuajó, principalmente, por el rechazo de las fracciones de Gana y el FMLN, que ese año habían iniciado una alianza parlamentaria que siguen manteniendo en la actualidad. Ahora, cuando la mayoría de la Asamblea está controlada por los principales partidos de derecha, Arena, PCN y PDC, además integrantes de la coalición que llevará como candidato a Carlos Calleja en 2019, parece descabellado pensar que una propuesta como la Cicies pueda resultar posible.

La propuesta tampoco es respaldada actualmente por todos los diputados del partido de Bukele. Francis Zablah, que al igual que Gallegos salió de las filas de Arena, dijo recientemente a El Faro que él prefería dotar de más recursos a la Fiscalía General de la República. “Si la Fiscalía ha venido haciendo las cosas bien, debemos más bien darle más apoyo”, dijo. Zablah no asistió a la cena de Bukele. También estuvieron ausentes el jefe de la fracción, Guadalupe Vásquez, y los parlamentarios Mario Tenorio, Juan Carlos Mendoza, Lorenzo Rivas y Numan Salgado.

El segundo en hablar en la cena fue Ulloa. A diferencia de Anliker, el candidato a vicepresidente inició su discurso saludando a los compañeros de su partido. “Saludos a los amigos de ruta del partido Gana”. Los dirigentes escuchaban atentos. “Nuestro país tiene una fuertísima institucionalidad que está opacada por la mediocridad y la corrupción”. Esa fue una de las frases que recalcó en su discurso y a la que Gallegos asintió con la cabeza. Minutos después, el diputado no sólo haría el mismo movimiento en varias oportunidades con el discurso de Bukele, sino que también se reiría y aplaudiría.

El candidato presidencial de Gana, Nayib Bukele (a la derecha), junto al diputado Guillermo Gallegos (a la izquierda) y su esposa, Julia Nora Romero (en el centro), en la cena de recaudación de fondos para la campaña electoral, el jueves 27 de septiembre de 2018.
 
El candidato presidencial de Gana, Nayib Bukele (a la derecha), junto al diputado Guillermo Gallegos (a la izquierda) y su esposa, Julia Nora Romero (en el centro), en la cena de recaudación de fondos para la campaña electoral, el jueves 27 de septiembre de 2018.

Foto con los Gallegos-Romero

A diferencia de los aplausos comedidos para Gallegos y la mesa de Gana, Nayib Bukele fue recibido con euforia cuando llegó de la mano de su esposa, Gabriela Rodríguez. Unos centímetros más atrás, caminaban la alcaldesa de Nuevo Cuscatlán, Michelle Sol, y su esposo y mano derecha de Bukele, Ernesto Castro. El candidato vestía un traje azul oscuro con su tradicional pañuelo en el saco. Fue directamente a la mesa del centro, saludó a su madre con un beso en la mejilla y en esa mesa dejó a su esposa. Sol y Castro se sentaron en la mesa de Nuevas Ideas.

Bukele habló sobre la falta de liderazgos en Centroamérica, el bipartidismo que ha controlado el poder en El Salvador y el derecho que tienen los ciudadanos a no ser enclaustrados en una ideología de izquierda o de derecha. Los asistentes, incluyendo a Gallegos, se rieron en varias oportunidades con Bukele. Por ejemplo, cuando hizo mención de los spots de su contrincante Carlos Calleja, o del recorrido que este hizo en el estero de Jaltepeque a bordo de "La cholera". En ambos casos, las carcajadas también vinieron del diputado.

¿Gallegos se hubiese reído igual hace una década cuando pertenecía a las filas de Arena? Este político creció en los tiempos en que Elías Antonio Saca gobernaba no sólo el país sino también el partido. El ahora diputado aprendió de esa misma manera de hacer política, donde la imagen importa más que el contenido. Él acuerpaba a un partido que, ahora sabemos, se benefició en campañas con fondos públicos desviados por Saca para mejorar su imagen y su estrategia política frente a la ciudadanía, según revelaron testigos en el juicio que terminó condenando al expresidente a 10 años de cárcel. Gallegos se ríe de una campaña vacía de contenido que también hizo Saca, que lo hace Calleja y que el propio Bukele usa en su discurso para contrarrestar la campaña del oponente.

Durante el discurso de Bukele, Gallegos y su esposa aplaudieron, por ejemplo, cuando el candidato presidencial dijo que El Salvador tenía un "gobierno corrupto e incapaz". Cuando dijo que el país no necesitaba más dinero, sino "capacidad y honradez". Cuando dijo que al país lo privatizaron y luego se lo robaron. El exalcalde también denunció el mal uso de los fondos del proyecto Fomilenio, financiado por Estados Unidos. "Da cólera, porque realmente hemos tenido tantas oportunidades para arreglar nuestro país y no lo hemos hecho por la corrupción y la incapacidad", dijo Bukele. Los esposos Gallegos-Romero volvieron a aplaudir y miraban a Bukele como hipnotizados.

Pero lo más curioso es que la pareja aplaudía las denuncias de irregularidades, cuando ellos también están vinculados a una irregularidad de medio millón de dólares.

Nayib Bukele bajó de la tarima cerca de las diez de la noche. Fue directamente a la mesa de su madre, donde también se había sentado su esposa. Los asistentes a la cena comenzaron a aglomerarse alrededor. Entre ellos, los esposos Gallegos-Romero. Todos querían una foto con el "futuro presidente". Gallegos, que vestía una camisa manga larga amarrilla y un jean negro, le dio la mano y le dijo que se sentía a gusto de estar allí con su esposa, según una persona que presenció el momento. Bukele siguió atendiendo a otros asistentes y el diputado regresó a su mesa.

Una asistente al evento, de unos 70 años, inspeccionó por un momento la mesa de Gallegos. “A mí ese hombre no me gusta, siento que no es buena persona. Ojalá este muchacho (Bukele) haga bien las cosas porque si no, imagínate, pobre pueblo”, dijo. La señora recordó que cuando el expresidente Saca estaba en campaña electoral, el entonces candidato de Arena llegó al pasaje donde vive y se tomó una foto junto a ella. "Ahora se ríen de mí, y me dicen: Ay, mire, tiene un foto con un gran corrupto", comentó entre risas. Saca, para Gallegos, era un líder a seguir.

Minutos después de esta conversación, fue Nayib Bukele quien se acercó a la mesa de Gallegos y Gana. No fue un acercamiento directo o voluntario. O quizá sí. Lo cierto es que estaba programado que Bukele se tomara una foto con cada mesa y con cualquiera que se lo pidiera. Entonces, el candidato se movió a la mesa de Gana para comenzar el recorrido: primero se tomó una foto con Andrés Rovira y Nelson Guardado, y después con Gallegos y su esposa. Bukele tomó por el hombro a la esposa de Gallegos, que quedó en el medio, y el diputado se ubicó al otro extremo. Los tres bromeaban porque al asistente de Gallegos, Carlos Rodríguez, se le dificultaba tomar la imagen, que por fin salió: Bukele y los Gallegos-Romero posaron para el recuerdo de una alianza electoral sui generis.

El Faro se acercó a Gallegos para preguntarle sobre las contradicciones entre sus actuaciones como funcionario público y el discurso anticorrupción de su candidato presidencial, pero el diputado no aceptó contestar ninguna pregunta. Gallegos y su esposa abandonaron el salón cerca de las 11 de la noche.

“Hay demasiadas cosas como para estar agarrando de base a Gana”

Bukele estuvo casi una hora fotografiándose con el público y firmando autógrafos de su biografía escrita por Giovanni Galeas. El libro también estaba a la venta afuera del salón en 15 dólares. Finalmente, pasadas las 11 de la noche, aceptó algunas preguntas de El Faro. Las palabras de Bukele perfilan un pacto de no agresión entre él y el partido que lo llevará a la contienda electoral. El candidato presidencial critica algunas acciones, pero lo hace sin cuestionar directamente a los líderes o dirigentes de Gana.

¿Cómo se explica dar un mensaje contra la corrupción enfrente de una mesa con dirigentes del partido Gana, un partido con dirigentes señalados por irregularidades?

Lo primero, mi partido es Nuevas Ideas. Legalmente estoy inscrito en Gana porque es el único vehículo que nos permitió el sistema. Como aliados los respetamos, les agradecemos. Pero no es como que yo fundé Gana o que mi partido es Gana.

¿Cómo explicas una foto con Gallegos y su esposa? ¿Cómo garantizas que estás desligado de sus actuaciones?

Es que completamente desligados no estamos, porque estamos afiliados a Gana y no sólo son un vehículo legal sino nuestros aliados. Ahora, hay votaciones en la Asamblea donde Gana está más pegado al FMLN que a nosotros. Tenemos que entender que nosotros no hacemos lo que Gana dice, ni Gana hace lo que yo digo.

¿No crees que afiliarte a Gana te puede afectar?

Puede que sí. Puede que haya gente que diga: bueno, como están aliados con Gana no vamos a ir. Eso es un poco injusto, porque si la gente ve la historia y el recorrido que hemos llevado, se nos castiga a nosotros por lo que nos han hecho (se refiere al supuesto bloqueo a la inscripción de Nuevas Ideas). Ahora, como la gente es libre en su decisión, es obvio que puede haber gente que nos castigue con no darnos sus votos.

Ahora, ellos son tus diputados.

No, no lo son. Hay cosas por las que ellos votan con las que no estoy de acuerdo. Pero, no podemos ser malagradecidos con Gana. Aunque está claro que nuestra alianza es eminentemente política y coyuntural.

El FMLN no cuestionó a Gallegos y a su esposa por el dinero que recibieron de fondos públicos a través de una oenegé vinculada a Gana. De hecho, ellos le ayudaron con esas votaciones vía presupuesto. ¿Qué te diferencia a ti de ese pragmatismo del FMLN con Gana?

El hecho de inscribirme en Gana no fue pragmatismo, fue la única opción para no permitir que Arena comprara la elección. La otra es que yo nunca he sido pragmático, de hecho fui expulsado del FMLN por disentir públicamente con funcionarios del gobierno y miembros del partido. Y eso no lo hice solo antes de ser expulsado, sino desde que ingresé a la política como alcalde en Nuevo Cuscatlán. Pero así como critiqué muchas malas políticas del FMLN, tampoco me dedicaba a criticar al partido, porque no era mi trabajo. Además, hay demasiadas cosas que criticar en la política, como para estar agarrando de base al partido que me prestó su bandera. Ahora, yo no estoy de acuerdo con que la Asamblea done fondos a oenegés de familiares de diputados; si fuera diputado, no hubiera votado por eso.

*Nota de la Redacción: Por un error de omisión, en la versión original de este texto se consignó que Nayib Bukele promulga un mensaje "antisistema". La versión más precisa es "antisistema partidario". Este texto fue actualizado en la tarde del 9 de octubre de 2018. 

Publicidad
Publicidad

 CERRAR
Publicidad