Publicidad

Arena llega a las elecciones en bancarrota

Arena arrastra una deuda de más de siete millones de dólares desde 2019. Está en bancarrota y no recibió fondos estatales para la campaña. A la crisis, se suma otra más: las grandes fortunas del país dejaron de apostarle a la bandera que habían apoyando desde los años ochenta. Los empresarios han dado un viraje en la manera de financiar este partido de derecha que gobernó el país por dos décadas: le están apostando a candidaturas particulares y algunos hacen sus donaciones sin revelar sus identidades.

 
 

Reconocido aún como el partido de los ricos de El Salvador, Arena está en bancarrota. Para estas elecciones de alcaldes y diputados, en las que se juega perder la llave de la mayoría calificada (y ser irrelevantes en el hemiciclo legislativo), los principales financistas del partido de derechas dejaron de apostarle a la bandera tricolor, como hicieron durante décadas, y han decidido apoyar directamente a candidatos de su preferencia con cantidades modestas para que, por ejemplo, pauten publicidad en redes sociales.

Los grandes empresarios han dejado a la deriva al partido que sigue arrastrando una deuda de más de siete millones de dólares con proveedores, vigente desde la campaña presidencial de 2018 y 2019 de Carlos Calleja. En lugar del tradicional apoyo a las cuentas del partido, que llegaban a acumular hasta 25 millones de dólares para cada campaña,los donantes ahora están siendo más cautelosos y exigen más control sobre los ingresos y los gastos del partido y hasta han nombrado a personas de confianza para intentar ordenar las finanzas. 

Para construir este artículo, El Faro habló con un dirigente de Arena, con siete candidatos a diputados (tres de ellos diputados que buscan reelección), un gran donante de esta campaña, otro que suele contribuir con objetos promocionales y publicitarios, dos miembros del equipo de trabajo de dos candidatos a diputados y la ex vicepresidenta de la república, Ana Vilma de Escobar. La mayoría de estas personas hablaron con El Faro bajo la condición de anonimato porque dijeron que temían que el artículo podría perjudicar la imagen de del partido. Ricardo Martínez, presidente de la Comisión Electoral Nacional de Arena (CEN), y las candidatas Karla Moncada y Mirella de Wollants confirmaron que algunos financistas ofrecieron financiamiento para pauta de redes sociales, pero no relevaron sus nombres a los candidatos a quienes ofrecían ayuda. De Wollants asegura que rechazó el dinero porque, a cambio, le pedían sus contraseñas de usuario de sus cuentas en redes sociales.

A la quiebra, también se suma otro problema: la pandemia por coronavirus. Arena esperaba recibir ocho millones de dólares del Estado para hacer frente a la campaña, financiamiento público que, por ley, deben recibir todos los partidos. Pero el partido no ha recibido ni un cinco porque el Ministerio de Hacienda sostiene que todos los fondos se están usando en la emergencia por el coronavirus. La deuda política, como es conocido este financiamiento, para Arena ronda los ocho millones de dólares. Ningún otro partido recibió su parte tampoco.

Sin financiamiento público y con una deuda millonaria, Arena tiene un problema añadido: está recibiendo donaciones de los grandes empresarios en cantidades casi simbólicas si se las compara con campañas pasadas. En los dos primeros meses de campaña, diciembre 2020  y enero 2021 , Arena invirtió unos $900,000 dólares para promocionarse, mientras que Nuevas Ideas, el partido del presidente Nayib Bukele, unos 5.3 millones, según una estimación de gastos de la organización Acción Ciudadana. Por el contrario, en diciembre de 2018, de cara a las elecciones presidenciales de 2019, Arena recibió aportes de más de siete millones de dólares, según un reporte similar.

Militantes del partido Arena participan del cierre de campaña de Ernesto Muyshondt, actual alcalde de San Salvador, el miércoles 24 de febrero de 2021. Los militantes alzan las banderas de un partido que los mismos candidatos han escondido durante el desarrollo de esta contienda electoral para alcaldes y diputados. Foto de El Faro: Víctor Peña.
 
Militantes del partido Arena participan del cierre de campaña de Ernesto Muyshondt, actual alcalde de San Salvador, el miércoles 24 de febrero de 2021. Los militantes alzan las banderas de un partido que los mismos candidatos han escondido durante el desarrollo de esta contienda electoral para alcaldes y diputados. Foto de El Faro: Víctor Peña.

Aunque sea poca, esta cantidad de fondos no necesariamente beneficia a toda la bandera. La estrategia ha cambiado y ahora los grandes donantes ya no apuestan por la bandera, sino por apuntalar algunas candidaturas, las que tienen mejores probabilidades de ganar algún cargo y que, a su juicio, no están manchadas. De 340 candidaturas a alcaldes y diputados, hay un grupo de grandes donantes que eligió una pequeña porción de ellas, no más de 30, para que en campaña logren destacar más que el resto.

El jefe de una de las grandes fortunas familiares del país aceptó hablar con El Faro solo si se ocultaba su nombre, porque teme persecución política y fiscal por parte del Gobierno. Confirmó que él apoya con dinero solo a 18 candidatos: “Yo he decidido aportar a los que me parecen personas correctas y decentes; entre ellos, algunos de los nuevos candidatos”, dijo el empresario el 16 de febrero. Él es reconocido en los círculos de Arena como uno de los grandes soportes económicos que ha tenido el partido desde su fundación en 1982.

El empresario aseguró que con su estrategia intenta que, de ganar un cargo público, las personas que lleguen sean las correctas. Según explicó, nadie lo asesora sobre a quiénes impulsar, sino que él, que se precia de “estar en el ajo”, de conocer los entresijos de la política, y de tener el olfato suficiente como para reconocer quién es buen candidato y quién no. Además de estar financiando a algunos aspirantes de Arena, el empresario aseguró que, por primera vez, está financiando a dos candidatos del FMLN, uno que busca ser diputado y otro que quiere ser alcalde. 

Esta apuesta por rostros específicos es un viraje respecto de la manera tradicional en cómo la élite económica del país ha decidido mantener su influencia en la política. Las campañas de Arena —sobre todo las presidenciales— han costado, cuando menos, entre 20 y 25 millones de dólares en los últimos 15 años, desde la presidencial de Antonio Saca¿, pasando por la de Norman Quijano en 2014, hasta la de Carlos Calleja en 2019. Pero ahora corren tiempos en que la bandera está desgastada y, según encuestas, Arena obtendrá resultados electorales muy pobres, llegando a mínimos históricos. Este desencanto, que ha contagiado a simpatizantes y dirigentes, explica que los candidatos a diputados y alcaldes de Arena, en su enorme mayoría, hayan decidido ocultar los colores de su bandera en su propaganda.

La alternativa de los millonarios, en este contexto, parece ser otorgar respaldo a candidaturas específicas. "Lo que quieren los empresarios que están financiando es asegurar que a la Asamblea lleguen rostros frescos, no necesariamente los mismos rostros de toda la vida", explicó una aspirante a diputada que confirmó a El Faro que está recibiendo el respaldo de los empresarios. Es la primera vez que ella participa en política.

Adela Lemus, candidata a diputada por Arena en San Salvador, promueve su campaña con mayor fuerza en las plataformas digitales. Lemus es de los nuevos rostros en la derecha salvadoreña. Un estudio de la organización Acción Ciudadana la ubicó en diciembre como una de las candidatas con mayor presencia en la red. Foto de El Faro: Víctor Peña.
 
Adela Lemus, candidata a diputada por Arena en San Salvador, promueve su campaña con mayor fuerza en las plataformas digitales. Lemus es de los nuevos rostros en la derecha salvadoreña. Un estudio de la organización Acción Ciudadana la ubicó en diciembre como una de las candidatas con mayor presencia en la red. Foto de El Faro: Víctor Peña.

La bandera en bancarrota

Un segundo argumento que se repitió en todas las entrevistas y que explica que los millonarios ahora estén apostando por las candidaturas individuales es lo quebradas que están las finanzas de Arena. El partido está endeudado. Debe entre siete y ocho millones de dólares a proveedores grandes, medianos y pequeños desde la campaña presidencial de 2019, la de Carlos Calleja, vicepresidente de la cadena de supermercados Súper Selectos, según explicaron diputados y empresarios.

“Nadie quiere pagar la deuda que dejó ‘Carli’ en 2019”, explica un mediano empresario que suele aportar artículos promocionales en las campañas areneras. Según una estimación de la organización Acción Ciudadana, en los últimos cuatro meses de la campaña, Arena y Calleja destinaron 8.4 millones de dólares solo para propaganda electoral. En todo 2018, gastaron cerca de 24 millones de dólares .

Uno de los empresarios que confirmó a El Faro que Arena le debe es Juan Pablo Samour, empresario textilero que representa a un grupo de 11 pequeños y medianos empresarios a quienes el partido debe cerca de 800,000 dólares. A otra decena de grandes empresarios, la campaña de Calleja les quedó debiendo un aproximado de 6.5 millones de dólares, asegura Samour. “A mediados de 2018, me buscó el departamento de mercadeo del Súper Selectos y me dijeron que la casa de campaña de Calleja necesitaba 50,000 camisas. Se las hice, pero solo me pagaron el anticipo. Por eso no quise sacarles 250,000 camisas que me pidieron después, porque comencé a sospechar. Menos mal no les hice ese segundo pedido”, dijo Samour.

Samour aseguró que entre 2018 y 2019, la dirigencia de Arena nunca lo recibió para discutir sobre la deuda, puesto que responsabilizan a la casa de campaña que montó Calleja. Samour explicó que fue hasta agosto de 2019, cuando Gustavo López Davidson se convirtió en presidente de Arena, cuando supo por qué no le pagaban. López Davidson, según Samour, se reunió con él. “Fue bastante sincero y me explicó en detalle cuál era la deuda del partido y me dijo que estaban en diálogos con los que habían estado en la casa de campaña de Calleja para ver cómo se resolvía”, dijo.

López Davidson renunció a la presidencia del partido en febrero de 2020, tras conocerse una investigación de la Fiscalía que lo señala por peculado en un caso de permuta de armas del Ejército que a la postre terminó en su captura. La deuda de siete millones seguía vigente. El nuevo presidente, Erick Salguero, según Samour, le dijo que podrían pagar cuando recibieran el anticipo de la deuda política que entrega el Ministerio de Hacienda. “Nos dijo que en noviembre nos pagarían”, dice Samour. Sin embargo, Hacienda anunció oficialmente, que no entregaría deuda política a los partidos porque la prioridad era financiar los gastos por la emergencia del coronavirus.

Samour se ha mantenido en comunicación con la dirigencia de Arena y desde el partido le aseguran que también están buscando a Calleja para que ayude a pagar. Según dice, Calleja ofreció pagar 100,000 dólares a todo el grupo, pero rechazaron la oferta porque el monto solo representaba el 22% de la deuda total.

Los empresarios donan a los rostros

El Faro confirmó con tres candidatos que entre los grandes financistas que están apoyando rostros individuales están Ricardo Poma y Ricardo Simán. Algunos de los candidatos que hablaron con El Faro se refirieron a esos empresarios como los salvadores de sus campañas individuales. Poma y Simán no son los únicos contribuyentes de Arena pero son los más reconocidos y mencionados en las filas del partido.

Poma tiene un vínculo con Ana Vilma de Escobar quien, según dos candidatos y un empresarios, actúa como delegada de grandes donantes para resolver el problema de la deuda. El empresario Juan Pablo Samour cuenta que a una de las tantas reuniones a las que asistió en los últimos meses con la dirigencia arenera, también llegó De Escobar como invitada especial. El esposo de ella es Patricio Escobar Thompson, quien fue vicepresidente del Grupo Roble, una de las filiales más importantes del emporio Poma. 

De Escobar, exdiputada (2012-2018) y ex vicepresidenta de la República (2004-2009), sigue siendo uno de los rostros más reconocidos de Arena en la última década. Ella no es —al menos no oficialmente— parte de la dirigencia, pero desde diciembre pasado su presencia en las filas areneras ha sido constante, algo que no ocurría desde su salida de la Asamblea Legislativa hace dos años. En diciembre de 2020, la cuenta oficial del partido en Twitter compartió, por ejemplo, una icónica fotografía: De Escobar, durante una misa, junto con el presidente Salguero, en el arranque de campaña de cara a las elecciones del próximo domingo 28 de febrero.

De Escobar siempre ha negado que ella sea la vanguardia político-partidaria del Grupo Poma. Sin embargo, en los corrillos de Arena la relación directa entre ella y el emporio nunca se ha puesto en duda. El Grupo Poma ha sido un bastión financiero de Arena durante décadas y ha habido ocasiones, como en la campaña presidencial de Norman Quijano de 2014 donde el presidente y CEO del Grupo Poma, Ricardo Poma, jugó un papel determinante en el financiamiento del partido.

Según Samour, en la reunión en la estuvieron juntos, De Escobar parecía tener un rol administrativo: “Ella hizo varias preguntas de lo de la deuda y tomaba apuntes, parecía interesada en resolver el tema". "Ella está ordenando la casa, viendo lo estrictamente administrativo y financiero, porque es de confianza del círculo de grandes empresarios”, dijo un candidato a diputado, viejo militante del partido.

Consultada sobre esto y sobre su papel determinante para tratar de ordenar las finanzas de Arena, De Escobar respondió esquiva, pero sin negar el hecho: "Arena se ha beneficiado mucho de tener al presidente Erick Salguero, que es un excelente político, y además se ha ocupado de ordenar y aterrizar las finanzas del partido", respondió, a través de un mensaje telefónico. El Faro también buscó al empresario Ricardo Poma a través de un correo electrónico con una asistente, pero al cierre de esta nota no hubo respuesta.

Financiar o donar fondos a candidatos individualmente no es un delito ni está prohibido por ninguna normativa electoral. La ley solo habla de que las donaciones deben ingresar vía los partidos políticos.

El Faro consultó a cuatro candidatos acerca de si estaban recibiendo dinero de Poma o de algún gran empresario. Las cuatro fuentes dijeron que sí, pero dos de ellas dijeron que no conocían el nombre de su financista.

Mirella de Wollants es una de las caras nuevas y compite para diputada por San Salvador, bajo la bandera de Arena. Mirella asegura que no estuvo de acuerdo con recibir financiamiento sin conocer la identidad de los donantes y porque pedían ceder el control de sus plataformas digitales. Entrevista a Mirella de Wollants, el 29 de enero de 2021. Foto de El Faro: Víctor Peña.
 
Mirella de Wollants es una de las caras nuevas y compite para diputada por San Salvador, bajo la bandera de Arena. Mirella asegura que no estuvo de acuerdo con recibir financiamiento sin conocer la identidad de los donantes y porque pedían ceder el control de sus plataformas digitales. Entrevista a Mirella de Wollants, el 29 de enero de 2021. Foto de El Faro: Víctor Peña.

Ricardo Martínez, el presidente de la CEN de Arena, confirmó a El Faro que un grupo de empresarios, personas naturales y amigos del partido lo buscaron para que él sirviera de puente e hiciera llegar ayuda económica a determinadas candidaturas. “Ese dinero tiene un destino ya establecido, que es la pauta digital para estas personas”, confirmó Martínez y agregó que son más de una veintena de candidatos los que fueron elegidos para recibir el apoyo.

Si bien Martínez es parte del engranaje de la estrategia de financiamiento para rostros específicos, él niega que el partido haya dejado de recibir aportes económicos, aunque dijo desconocer montos. “Este dinero que estoy ayudando a administrar es solo una parte. Nadie termina de entender exactamente cómo funcionan las campañas en redes sociales, pero nadie va apostar solo a ellas así como tampoco se va a apostar solo a la propaganda tradicional”, dijo.

El Faro intentó obtener una declaración del vicepresidente de campaña Ernesto Castellanos a través de mensajes dejados en una de sus redes sociales; y del director de asuntos económicos y sociales del partido, Carlos Borja Letona, a través de llamadas telefónicas, pero no hubo respuesta.

“Estos financistas son personas que confían en mí. Yo pedí que todas las donaciones entraran al partido y yo me comprometí a hacerlo llegar a sus respectivos candidatos. Todo quedará registrado”, dijo Martínez.

Martínez confirmó que en noviembre contactó a los candidatos de interés y los invitó a sesiones en la plataforma de reuiones digitales Zoom donde se les hizo la oferta. También confirmó que a los candidatos no se les reveló la identidad de los donantes, “porque así lo pidieron ellos”. Dijo que a cada uno se le entregó 2,000 dólares mensuales, entre diciembre y febrero.

Dos candidatas, Mirella de Wollants y Karla Moncada, y cuatro candidatos más que hablaron desde el anonimato confirmaron a El Faro que Martínez las buscó para proponerles la ayuda de “empresarios”, pero no les detallaron la identidad de los mismos. De Wollants lo cuenta así: “Me llamaron para una reunión que fue por Zoom, éramos seis… Estaba (Karla) Moncada, (Claudia) Zamora, Adela Lemus, (Alex) Kravetz, yo y no me acuerdo quién más. Nos dijeron que habían empresarios que iban a apoyar, pero no nos dijeron nombre, no sé a estas alturas quienes son. Nos querían dar 6,000 dólares, 2,000 mensuales, pero dijeron que había que darles contraseña y usuarios”, dijo De Wollants.

La pauta en redes, según confirmaron cuatro candidatos, la manejaría una empresa dedicada al marketing digital. Uno de los candidatos dijo: “La apuesta a nuestros rostros no es solo porque somos ganadores sino que creo que somos, sobre todo, rostros decentes. Hay candidatos que han dicho que les den el dinero mejor porque son del interior y no sirve ahí la pauta digital”.

El Faro preguntó a algunos de los rostros areneros con más trayectoria en la Asamblea Legislativa y confirmaron que no estaban recibiendo dinero de grandes empresarios. Tres de los candidatos externaron sus dudas sobre algunos rostros que están siendo apoyados por los grandes financistas: "Ahí hay gente que se puede torcer. Quizás a mí por eso no me están ayudando, porque saben que yo no me vendo", dijo este diputado.

De los 340 candidatos areneros, entre aspirantes a diputados y alcaldes, los grandes financistas han decidido apoyar puntualmente solo a 30 aproximadamente. Margarita Escobar, actual diputada, busca la reelección por cuarta vez. Tiene más de 10 años en la Asamblea. Cerró su campaña en la Plaza Barrios de San Salvador, junto con el actual alcalde Ernesto Muyshondt, el miércoles 24 de febrero. Foto de El Faro: Víctor Peña.
 
De los 340 candidatos areneros, entre aspirantes a diputados y alcaldes, los grandes financistas han decidido apoyar puntualmente solo a 30 aproximadamente. Margarita Escobar, actual diputada, busca la reelección por cuarta vez. Tiene más de 10 años en la Asamblea. Cerró su campaña en la Plaza Barrios de San Salvador, junto con el actual alcalde Ernesto Muyshondt, el miércoles 24 de febrero. Foto de El Faro: Víctor Peña.

Al preguntarle a Karla Moncada, candidata a diputada por La Libertad, dijo que aceptó la ayuda, pero que desconoce detalles. "El partido me apoya, pero no sé si directamente será eso que mencionas. Yo a nivel individual no he hablado con ni con los donantes ni ningún empresario en específico. Hablé con Ricardo Martínez, acepté una ayuda y eso ha sido todo", dijo.

De Wollants aseguró que no aceptó el trato. "Les dije que no me parecía. Les dije ahí enfrente en la llamada. Es que, ¿para qué estar ocultando? A mí no me parece… Yo les dije que por qué no me daban el dinero y les mostraba el recibo, [y propuse] incluso que pase por Arena la donación para que sea algo legal", dijo.

Según la candidata, le respondieron que “no, así lo quieren manejar”, y cuando preguntó quiénes eran los empresarios, le respondieron que no podían revelar sus identidades. “Entonces les dije que no, porque entregar las contraseñas es algo mío, es de mi intimidad, tengo derecho a mi privacidad, ahí está todo, incluso la información de los pacientes que atiendo por internet”.

Según las proyecciones de Arena, la cantidad de diputados que tendrán en la Asamblea significa una reducción drástica en la cantidad que tienen actualmente. De 37 escaños, pasarían a tener entre 17 y 22 curules. “La apuesta es que si solo van a quedar 17, que sean los mejorcitos”, dijo el empresario.

 

*Con reportes de Roxana Lazo

 

 

Apoya el periodismo incómodo
Si te parece valioso el trabajo de El Faro, apóyanos para seguir. Únete a nuestra comunidad de lectores y lectoras que con su membresía mensual o anual garantizan nuestra sostenibilidad y hacen posible que nuestro equipo de periodistas llegue adonde otros no llegan y cuente lo que otros no cuentan o tratan de ocultar.

Tú también puedes hacer periodismo incómodo. Cancela cuando quieras.
Te necesitamos para seguir incomodando al poder.
Conoce acá cómo se financia El Faro y quiénes son sus propietarios.

Publicidad
Publicidad
 CERRAR
Publicidad