Publicidad

Arena ofreció a Norman Quijano un retiro político en el Parlacen

El partido Arena le ha abierto las puertas a Norman Quijano para que busque una diputación en el Parlamento Centroamericano (Parlacen) en medio de una investigación por supuestas negociaciones con pandillas para las presidenciales de 2014. El partido también envía al Parlacen a David Reyes y Josué Godoy, dos diputados señalados en la bancada por sus cercanías al Gobierno Bukele.  

Roxana Lazo y Gabriel Labrador

 
 

Norman Quijano, uno de los rostros más reconocidos de la derecha salvadoreña, dejará de competir una curul en la Asamblea Legislativa y su partido le ha ofrecido un retiro político en el Parlamento Centroamericano en momentos en que aparece implicado en una investigación penal por supuestas negociaciones con pandillas de cara al proceso electoral de 2014, cuando fue el candidato presidencial de Arena, el principal partido de derechas.

La investigación de la Fiscalía General de la República (FGR) ya data de varios años pero fue hasta enero de 2020 que la institución presentó cargos contra el diputado Quijano y el actual alcalde de San Salvador, Ernesto Muyshondt. En el caso de Quijano, por ser diputado, está protegido por el fuero y la Fiscalía tuvo que pedir a la Asamblea un antejuicio que determinara si había indicios suficientes para que Quijano enfrentara la justicia en los tribunales. El 7 de mayo, solo 41 diputados votaron a favor del desafuero de Quijano (hicieron falta al menos dos votos). 

Al terminar la presente legislatura, en abril próximo, si la Fiscalía mantiene su posición de que Quijano debe ser procesado, podría acusarlo ante un juez y Quijano, entonces, deberá someterse al proceso como cualquier ciudadano. Si en octubre, Quijano toma posesión como diputado centroamericano, obtendrá nuevamente fuero parlamentario. Hay, sin embargo, un espacio de cinco meses -entre el fin de la legislatura y la toma de posesión en el Parlacen- en el que Quijano no estará protegido por fuero alguno. 

De manera tradicional, el Parlacen es una institución a la que llegan a culminar sus carreras políticas expresidentes y funcionarios centroamericanos, pero a la que también han llegado otros exfuncionarios con señalamientos de corrupción, como el expresidente salvadoreño Mauricio Funes, quien incluso pidió que se adelantara la fecha de juramentación como diputado centroamericano; o el exmandatario guatemalteco Jimmy Morales quien, entre protestas callejeras, el mismo día que terminó su mandato, se juramentó como diputado del Parlacen, en enero pasado. 

El anuncio de que Quijano va para el Parlacen causó alguna sorpresa entre las filas areneras. Según diputados y asesores de la bancada, Quijano tenía contemplado seguir en el Órgano Legislativo pero se inscribió como aspirante al Parlacen “en el último minuto”. En el calendario electoral interno, todos los aspirantes tenían hasta el 3 de junio para inscribirse para las internas que tendrán lugar en julio. Un documento de la Comisión Electoral Nacional (CEN) muestra que, entre el 1 y el 28 de junio, los aspirantes fueron sometidos a un proceso de evaluación que se dividió en dos etapas. El primero estuvo a cargo de la CEN, entre el 1 y el 11 de junio. Y luego, quien hacía la evaluación era el Consejo Ejecutivo Nacional (Coena), entre el 12 y el 28 de junio.

Según diputados y asesores consultados por El Faro, el antejuicio es una de las razones de peso detrás de la decisión de que Quijano de buscar el Parlacen. “El partido decidió que no podía llevar a una persona con un antejuicio como candidato”, dijo un asesor que habló con El Faro bajo condición de anonimato por no estar autorizado a hablar. Un diputado que habló bajo las mismas condiciones con este periódico explicó que la dirigencia de Arena “le dio a entender a Quijano” que no podría correr nuevamente como diputado de la Asamblea. 

El Faro buscó a Quijano para pedirle declaraciones al respecto pero al cierre de esta nota no había contestado los mensajes en su celular. 

Selim Alabí, dirigente del Consejo Ejecutivo Nacional (Coena), dio a El Faro su propia explicación de los hechos. “Él (Quijano) presentó la candidatura inicialmente para la Asamblea. Dijo que no estaba seguro porque la familia ya no quería que siguiera, pero el partido le ofreció ir al Parlacen", dijo Alabí. Según explicó, la familia objetaba su inscripción como candidato por los “ataques mediáticos” relacionados con los hechos indagados por la Fiscalía y que fueron revelados, entre  2014 y 2016, por El Faro. Alabí también dio a entender de que el partido había tenido que insistirle a Quijano para que este accediera a inscribirse como aspirante en las internas. “Norman tiene un gran caudal de votos, tocó casi que rogarlo", dijo.

El partido hizo públicas, este lunes 6 de julio, las listas con los nombres de quienes aspiran a una curul en la Asamblea Legislativa y Parlacen. La Comisión Electoral Nacional (CEN) del partido también hizo el sorteo para establecer el orden de los participantes en dichas listas. 

Quijano tiene una larga trayectoria política y en los últimos años ha sido uno de los políticos con mayor respaldo popular en las urnas. Comenzó en la alcaldía de San Salvador como gerente de proyección social bajo la conducción de quien a la postre fue presidente de la República, Armando Calderón Sol, en 1988. Después de sus primeros cinco períodos como diputado, fue dos veces alcalde de San Salvador entre 2009 y 2015, y en 2014 fue el candidato de Arena que perdió contra Salvador Sánchez Cerén en segunda vuelta. En 2015 obtuvo la mayor cantidad de votos de todos los diputados: 143 mil marcas; y en 2018, obtuvo más de 90 mil. 

Además de sus números en las urnas, Quijano siempre fue uno de los principales voceros de Arena cuando el partido necesitaba crear un frente de batalla contra su principal adversario, el FMLN. Mucho antes de causar división en el partido por sus pláticas con pandillas, en su primera etapa como diputado, era conocido por sus constantes y viscerales críticas a la gestión municipal de la izquierda en San Salvador. Cuando llegó a la comuna capitalina, aprovechó esa silla para candidatearse para las presidenciales de 2014, lo que provocó el rechazo en las filas del partido. Después de perder contra Sánchez Cerén, Quijano intentó seguir un tercer período en la alcaldía pero grandes financistas del partido vetaron su aspiración y el Coena de Jorge Velado le ofreció que volviera a la Asamblea. 

Fue en esta segunda etapa como diputado que se descubrió que Arena (al igual que el FMLN) buscó a las pandillas de cara a las elecciones de 2014. Según los areneros, el FMLN había conseguido que las pandillas impidieran a los votantes salir a las urnas y para contrarrestar esa amenaza decidieron buscarlos en privado para exhortarles a que permitieran a la gente salir a emitir el sufragio. No obstante, un video difundido por este periódico muestra al entonces vicepresidente de Arena, Ernesto Muyshondt, sentado con voceros de pandillas en las que él habla de que si ganan la presidencial desmontarán el programa de máxima seguridad en las cárceles y les pregunta su opinión sobre un personaje a quienes están contemplando como ministro de Seguridad. Un segundo video, también difundido por este periódico, muestra a Quijano en una reunión con pandilleros, una reunión en la que el tema es la elección presidencial. 

Junto con Quijano, hay dos diputados que también se han inscrito para un puesto en el Parlacen. Se trata de Josué Godoy, diputado por Santa Ana que se estrenó como diputado propietario en esta legislatura, y David Reyes, de San Salvador, que comenzó su carrera legislativa en 2009 como diputado propietario. 

Mientras dirigentes como Alabí dicen a El Faro que ni a Reyes ni a Godoy se le bloqueó su intención de aspirar a una nueva legislatura, diputados y asesores coinciden en que al menos a Godoy se le dijo explícitamente que no podía seguir y que se le ofreció una candidatura en el Parlacen. En cuanto a Reyes, las fuentes coinciden en que él desde el inicio dijo que intentaría ser diputado centroamericano. 

Tanto Godoy como Reyes tienen como punto en común que, en los últimos meses, han mostrado cierta disidencia con las posturas consensuadas en la fracción de Arena. Godoy, por ejemplo, acompañó al alcalde Ernesto Muyshondt a una reunión de algunos alcaldes y diputados con el presidente Nayib Bukele, en el marco de la emergencia por la tormenta Amanda. Godoy también ha mostrado simpatía con temas relacionados a los derechos civiles, entre ellos, el matrimonio entre personas del mismo sexo, un tema bloqueado en el partido de derechas. 

Godoy se inscribió como precandidato para diputado a la Asamblea Legislativa dentro de las fechas que estableció el CEN; pero en la lista final aparece como candidato al Parlacen. Según el diputado, a diferencia de “otros diputados”, su apuesta está en el Parlacen. “No voy al Parlacen porque quiero mantener un fuero, no veo correcta ese tipo de candidatura”, dijo. El Faro le preguntó si lo decía por el caso del diputado Quijano y se limitó a responder “no quiero entrar en detalles”. 

Reyes, por su parte, también acompañó la reunión de alcaldes y diputados con Bukele. Él se ha mostrado más cercano a Bukele en los últimos meses y, en contraposición a la postura institucional de su partido, propuso eliminar el subsidio a las unidades del transporte colectivo. Ya antes, en su segunda legislatura (2012-2015), Reyes fue uno de los diputados que amagó con separarse de Arena. En aquel momento, anunció que comenzaría a votar de manera independiente de su bancada junto con Sigifredo Ochoa Pérez, quien a la postre terminó formando otra bancada con cuatro diputados más. La noticia de que dos diputados habían decidido comenzar a votar de manera independiente causó cierta conmoción en el Órgano Legislativo porque dos semanas antes, el partido había denunciado que funcionarios de la Presidencia de Mauricio Funes estaban intentando comprar diputados areneros. “Yo no quiero en ningún momento comprometerme a votar en contra de mi voluntad o mis principios personales y espirituales", afirmó Reyes.

Reyes lleva en su récord una sanción por violar la ley de ética gubernamental. En agosto de 2016, el diputado prestó uno de sus vehículos a su hermana para viajar a Nicaragua. Las alertas se encendieron cuando su hermana fue detenida en la frontera. Reyes anunció en un comunicado de prensa que regresaría los vehículos que le habían asignado. Seis meses después, febrero 2017, el Tribunal de Ética Gubernamental (TEG) lo sancionó con una multa de $5,034 dólares. “Este día fui notificado por el TEG  sobre la sanción. Tal como anuncié al principio, me someto plenamente a su autoridad y rectificaré”, asumió. 


Apoya el periodismo incómodo

Si te parece valioso el trabajo de El Faro, apóyanos para seguir. Únete a nuestra comunidad de lectores y lectoras que con su membresía mensual o anual garantizan nuestra sostenibilidad y hacen posible que nuestro equipo de periodistas llegue adonde otros no llegan y cuente lo que otros no cuentan o tratan de ocultar.
Te necesitamos para seguir incomodando al poder.
¿Aún no te convences? Conoce más sobre cómo se financia El Faro y quiénes son sus propietarios acá.

Publicidad
Publicidad
 CERRAR
Publicidad