Publicidad

Encuesta UFG confirma a Nuevas Ideas como primera fuerza en solitario

El 48 % de los consultados en una encuesta del Centro de Estudios Ciudadanos (CEC) respondió que si las elecciones legislativas “fueran este domingo”, votarían por Nuevas Ideas. A cinco meses para los comicios, el resto de partidos la tienen cuesta arriba. Un 4.3% dijo que votaría por Arena y solo el 3.3% por el FMLN. El PCN apenas logra el 1.1%, mientras que el PDC y los nuevos en contienda (Nuestro Tiempo y Vamos) quedan por debajo del 1% en las preferencias.

Daniel Valencia y Valeria Guzmán

 
 

La encuesta del Centro de Estudios Ciudadanos (CEC) de la Universidad Francisco Gavidia revela que el partido Nuevas Ideas, impulsado por el presidente Nayib Bukele y dirigido por sus familiares y funcionarios, lidera las intenciones de voto para los comicios legislativos de 2021 con el 48 % de las preferencias.

Presentada el lunes 14, esta es la primera encuesta pre-electoral del CEC y recoge las opiniones de 1,305 personas entrevistadas a nivel nacional entre el 2 y el 6 de septiembre de 2020. Según la ficha técnica, tiene un error muestral de 2.5 % y un nivel de confianza del 95 %.

El 48 % de los consultados dijo que si las elecciones legislativas “fueran este domingo”, votarían por Nuevas Ideas. La diferencia con el resto de partidos es abrumadora. El principal colista, con 6.1 % de preferencias, es Gana, el partido de derechas formado por diputados tránsfugas de Arena y devenido en aliado del partido de izquierdas FMLN en los 10 años que este gobernó el país. 

A cinco meses para los comicios, el panorama para la oposición es cuesta arriba. Un 4.3 % dijo que votaría por Arena, mientras que un 3.3 % por el FMLN. El PCN apenas logra el 1.1 %, mientras que el PDC, la figura de "independientes" y los nuevos partidos en contienda  (Nuestro Tiempo y Vamos) quedan por debajo del 1 % en las preferencias. El 17.8 % no contestó o no respondió, el 13 % dijo que no iría a votar y el 3.8 % dijo que anularía su voto. 

En la misma encuesta, sin embargo, hay un virtual empate entre quienes opinan que la nueva Asamblea debe estar equilibrada y aquellos que prefieren una legislatura a favor de Bukele. El 47.4 % opinó que debería haber una mayoría que respalde al gobierno, mientras que un 46.2 % dice que el equilibrio sería lo más conveniente para el país.

Imagen tomada de Revista Disruptiva.
 
Imagen tomada de Revista Disruptiva.

A nivel de alcaldías, la diferencia entre Nuevas Ideas y sus adversarios se mantiene, aunque Arena, que controla la mayoría de las 262 municipalidades del país, muestra un leve despunte. El 45.7 % votaría por Nuevas Ideas; el 9.3 % por Arena; 6.9 % por Gana y 5.9 % por el FMLN. Del resto de partidos, solo el PCN supera el 1 % en intención de voto. 

A nivel nacional, el 76.38 % respondió que irá a votar; el 12.71 % no está “muy seguro”; el 9.11 % dice que no irá a votar y el 1.80 % no sabe o no responde.

La encuesta del CEC no desentona con las mediciones de otras casas encuestadoras que ya señalaban a Nuevas Ideas como el favorito en las preferencias. En febrero 2020, LPG Datos de La Prensa Gráfica reveló que el 39.7 % votaría por Nuevas Ideas y un 57 % preferiría una Asamblea con más diputados del Gobierno. 

Según el último sondeo del Instituto Universitario de Opinión Pública (IUDOP) de la UCA, un 30 % de personas simpatizan con Nuevas Ideas. El resto de banderas del espectro político se reparten el 10 % y  solo aparecen nombradas -26 puntos abajo- las del FMLN (3.8 %) y de Arena (3.5 %). En esta otra encuesta, realizada a seis meses de la contienda, la mayoría de las personas encuestadas (59.7 %) dijo que no tenía un partido político preferido.

Óscar Picardo Joao, director del Instituto de Ciencia, Tecnología e Innovación (ICTI-UFG) plantea que los resultados de la encuesta podrían explicarse con varios factores, entre los que destaca una especie de "resentimiento social" contra los partidos políticos tradicionales y sus episodios de corrupción; y a la capitalización de ese resentimiento hecho por el presidente Nayib Bukele, "que se ha presentado como una especie de salvador de esta situación".

Picardo Joao también señala que "el reparto de la ayuda (durante la cuarentena) también genera un efecto de gobierno cercano a la gente, cosa que otros gobiernos en el pasado en otras crisis no lograron. Este Gobierno hizo esa apuesta".

Simpatizantes de Nayib Bukele protestan en las afueras del Centro de Gobierno contra los diputados de la Asamblea Legislativa momentos antes de la interpelación al ministro de Defensa Rene Francis Merino Monroy, el 21 de agosto 2020, Merino Monroy fue citado por el congreso para explicar su participación, y la de soldados fuertemente armados, en la toma militar de la Asamblea ocurrida el 9 de febrero. Foto de Yuri Cortez / AFP.
 
Simpatizantes de Nayib Bukele protestan en las afueras del Centro de Gobierno contra los diputados de la Asamblea Legislativa momentos antes de la interpelación al ministro de Defensa Rene Francis Merino Monroy, el 21 de agosto 2020, Merino Monroy fue citado por el congreso para explicar su participación, y la de soldados fuertemente armados, en la toma militar de la Asamblea ocurrida el 9 de febrero. Foto de Yuri Cortez / AFP.

¿Se viene una aplanadora cian?

El Centro de Estudios Ciudadanos, fuera de la encuesta, hizo proyecciones a partir de los resultados y proyectó que que de mantenerse esta tendencia la alianza Nuevas Ideas-Gana alcanzaría 70 diputados. Ese dato, celebrado por dichos partidos y algunos de sus principales candidatos, ha sido cuestionado por expertos.

Jeannete Aguilar, quien dirigió el Instituto de Opinión Pública de la Universidad Centroamericana (Iudop), sostiene que se necesitan mediciones más certeras por departamento para encontrar mejores aproximaciones. “Ninguna encuesta con una muestra nacional como esta (sin una sobre muestra en la mayoría de departamentos), puede hacer interpretación del comportamiento departamental, porque los márgenes de error son elevados”, señaló en su cuenta oficial de Twitter. 

Edwin Segura, editor jefe de LPG Datos, también cuestiona esa proyección dado que el margen de error en muestras tan reducidas por departamento es enorme. "Cada vez que yo hago un cruce reduzco el tamaño de la muestra. Por lo que pude ver ahí, hay departamentos en el que tienen 33 entrevistas. El margen de error si yo hago 33 entrevistas es enorme", plantea.

"Desde un punto de vista técnico, ahí hay un error porque no se pueden hacer esos cruces sin tener ciertas precauciones", agrega Segura. "¿De qué precauciones estamos hablando? Una muestra es la representación de un universo y entonces el universo es nacional. Si yo quiero tener datos para un universo más pequeño, lo que tengo que hacer es encuestas departamentales. Incluso en el departamento menos poblado, que puede ser San Vicente o Cabañas, me sentiría cómodo haciendo mínimo 500 encuestas por departamento. No una sobremuestra, como dicen, no, son encuestas locales", plantea.

Óscar Picardo Joao acepta que la proyección no fue parte de la encuesta y resultados, "sino un ejercicio periférico y con muchas limitaciones".

"Hay que tomarlo de una forma muy superficial, no como una verdad. No es un dato sólido, porque el error muestral para esa proyección es muy grande", dice.

Según Picardo Joao, hicieron el ejercicio para poner sobre la mesa lo que podría suceder, y esperan hacer una sobremuestra por departamentos en diciembre para cotejar resultados. "Lo que queríamos proyectar con ese análisis es como una especie de advertencia de lo que puede venir", dice. 

Desde 1985, cuando el Partido Demócrata Cristiano controlado por el entonces presidente José Napoleón Duarte logró la mayoría de escaños del congreso al ganar 33 de 60 posibles, nunca antes se ha vuelto a repetir un escenario en el que el partido de gobierno también controle al Legislativo. A aquella gesta se le conoció como “la aplanadora verde”, dada la repartición del poder a un solo partido en esos dos poderes del Estado. 

La estrategia de los antagonistas

En abril de 2019, dos meses después de su victoria en los comicios presidenciales, Bukele declaró a Nuevas Ideas en campaña y anunció que continuaría con el descrédito contra los partidos tradicionales (Arena y FMLN). Ese fue el tono de su primer mensaje a la nación como presidente electo, realizado a través de Facebook Live. 

Una vez sentado en la silla principal del Ejecutivo, Bukele no ha bajado la confrontación en cada maniobra del Ejecutivo en su relación con el legislativo. Pero por ahora, Bukele no cuenta con votos en la Asamblea para impulsar decretos por mayoría simple (43 votos) ni para acceder a créditos vía endeudamiento o definir elecciones de segundo grado (magistrados o fiscal general, por ejemplo) a través de una mayoría calificada (56 votos). 

Las elecciones de 2018 dejaron al partido de derechas, Arena, con el control del legislativo con 37 escaños. El izquierdistas FMLN sufrió ese año la primera debacle electoral al alcanzar apenas 23 diputados, en una de las peores contiendas de su historia democrática. El FMLN, que gobernó los últimos 10 años, es intrascendente en este periodo legislativo, a menos que logre pactar con su eterno rival, como ya ocurrió para definir magistrados a la Corte Suprema de Justicia, al Tribunal Supremo Electoral, Fiscal General, Procurador de Derechos Humanos y magistrados a la Corte de Cuentas. 

Y sin embargo, esta legislatura le ha concedido a Bukele la mayoría de sus principales apuestas en negociaciones en las que a fuerza de presión mediática y negociaciones a puertas cerradas, Arena ha cedido y ha votado junto al bloque proBukele a cambio de beneficios puntuales. Por ejemplo, cuando el Ejecutivo negoció la aprobación del presupuesto 2020, o más reciente: la mayoría de los decretos clave de la emergencia por coronavirus, que le facilitaron al Gobierno restringir la libre circulación, utilizar fondos de emergencia sin los controles de la Ley de Adquisiciones y adquirir créditos hasta por 2,000 millones de dólares.

Gana, el partido que llevó a Bukele  al poder, actualmente cuenta con 10 diputados. Junto a cuatro diputados de Arena (que han sido relegados de esa fracción por sus cercanías con el Gobierno); un puñado de diputados del PCN y el diputado Juan José Martel de Cambio Democrático se queda corto para inclinar balanzas.

Gana es dirigido por el diputado Guillermo Gallegos, sobre quien pesa actualmente un proceso sancionatorio en el Tribunal de Ética Gubernamental por la contratación de un familiar en la Asamblea. Tan solo una raya más en la ficha de Gallegos, que en realidad llegó a compartir trabajo con 11 parientes que han sido contratados en la Asamblea y ha logrado salvarse de una investigación por enriquecimiento ilícito por más de 3 millones de dólares injustificados en su patrimonio. Entre 2014 y 2016 protagonizó la asignación de 550 mil dólares provenientes del presupuesto de la nación a una oenegé fantasma fundada por su esposa, y una segunda asignación de 600 mil dólares a otra asociación fantasma desde donde despachaba una de sus asistentes. 

Para Óscar Picardo Joao, uno de los datos "que más preocupa" es que la medición refleja una "desfiguración" del baremo que utiliza la población para definir a sus candidatos favoritos. "Cuando evaluamos una pareja de candidatos por cada uno de los partidos políticos, incluyendo a personas nuevas sin pasado político, con perfiles técnicos, quien obtuvo una mayor aprobación de la gente fue Guillermo Gallegos", dice.

Detrás de Gana también está Herbert Saca, un oscuro operador político y primo del expresidente Antonio Saca. Sobre este partido, en octubre de 2018, en plena contienda presidencial, Bukele llegó a decir que “puede que haya gente que nos castigue por aliarnos con Gana”, pero ahora hasta van coaligados en siete departamentos para alcanzar escaños legislativos y otro puñado de coaliciones en municipios clave del país.

8.6 de nota en el manejo de la pandemia 

Tras el cierre de fronteras para intentar frenar la pandemia, aplaudido por expertos, el Gobierno tropezó con la instauración  de centros de cuarentena. A medida que avanzó su propuesta de contención, las denuncias por violaciones a los derechos humanos en dichos centros y en la vía pública (por abusos de la fuerza policial y militar) cobraron notoriedad incluso internacional. Más tarde, el colapso en el sistema de salud, denunciado por el gremio médico, evidenció la falta de un verdadero plan. Sin embargo, para los encuestados la gestión de Bukele en la pandemia estuvo bien hecha y fue calificada con un 8.67. 

En el mismo periodo, el nuevo Gobierno se llenó de contrataciones irregulares en la compra de insumos médicos que favorecieron a empresas de funcionarios, de familiares de funcionarios o de políticos afines a Bukele. Pese a la abundancia de casos, el 52 % opina que estos no afectarán a Nuevas Ideas en 2021.

Detrás de buena parte de la gestión de la pandemia y de esas contrataciones estuvo el ministro de Salud, Francisco Alabí. En uno de los casos más llamativos, Alabí contrató por 225 mil dólares a una empresa dirigida por sus familiares para dotar de botas de hule a los médicos. 

Alabí recibió una nota de 8.48 por su manejo de la gestión del sistema de salud durante la COVID 19. 

Para Óscar Picardo Joao, la estrategia mediática, la presencia constante en redes sociales y toda la maquinaria del Ejecutivo disponible a su favor configura "un escenario favorable para su imagen y reputación, que se ha blindado y logra convertir toda la crítica (los casos de corrupción, el 9 de febrero) en una campaña en contra del presidente", dice. 

Con reportes de Jonathan Laguán


Apoya el periodismo incómodo

Si te parece valioso el trabajo de El Faro, apóyanos para seguir. Únete a nuestra comunidad de lectores y lectoras que con su membresía mensual o anual garantizan nuestra sostenibilidad y hacen posible que nuestro equipo de periodistas llegue adonde otros no llegan y cuente lo que otros no cuentan o tratan de ocultar.
Te necesitamos para seguir incomodando al poder.
¿Aún no te convences? Conoce más sobre cómo se financia El Faro y quiénes son sus propietarios acá.

Publicidad
Publicidad

 CERRAR
Publicidad