Publicidad

Confesión de Joao Santana vincula a Mauricio Funes con lavado de dinero

El "amigo" del expresidente Funes confesó que Lula da Silva le instruyó que manejara la campaña de 2009 en El Salvador y que la oficina de sobornos de Odebrecht pagó por los servicios. También reveló que fue Funes quien le pidió que dirigiera su campaña. Brasil llama a este un caso de lavado de dinero y pide ayuda a El Salvador.

 
 

El Ministerio Público Federal de Brasil ha revelado el contenido de la confesión del publicista que dirigió la campaña presidencial del FMLN en 2009, y en ella Joao Santana revela una petición de Mauricio Funes y una posterior intercesión del expresidente de Brasil y de la compañía Odebrecht para intervenir con más de 2 millónes de dólares en la campaña del candidato que a la postre se convirtió en el primer presidente de izquierdas en El Salvador.

El Tribunal Supremo de Brasil tipifica el desvío de fondos de Odebrecht como un caso de lavado de dinero con conexiones internacionales, y el 11 de mayo de 2017 el juez brasileño Edson Fachin quitó la reserva a la confesión del publicista y de su esposa, Mónica Moura, intermediarios entre Brasil y El Salvador en una trama que salpicó la campaña presidencial de 2009.

En la noche del triunfo electoral (marzo 2009), Funes le habló al público congregado en la plaza Masferrer de la capital salvadoreña: “Agradezco, y quiero esta noche hacer un testimonio público a mi asesor y amigo, Joao Santana, su esposa y su formidable equipo de producción y de trabajo. ¡Muchas gracias!”. En su confesión, Joao Santana recuerda aquella gesta, que impidió que el partido de derechas, Arena, llegase a gobernar por 25 años consecutivos: "Fue una campaña pequeña, muy difícil de ganar, un gran desafío profesional, pero se cobró poco", dice sin mencionar el monto.

Las declaraciones de la pareja de publicistas son 6 volúmenes de transcripciones de audios en los que la pareja detalla todas las campañas -en Brasil y en el extranjero- que recibieron financiamiento ilegal provenientes de la oficina de Operaciones Estructuradas de Odebrecht. Esta división era una oficina creada con el propósito de canalizar pagos de sobornos a funcionarios del Partido de los Trabajadores de Brasil, según el Ministerio Público de dicho país, y también para pagar sobornos a funcionarios de países de América Latina y de África, según indagaciones del Departamento de Justicia de Estados Unidos en Nueva York.

A la izquierda, el expresidente Mauricio Funes en el día de su juramentación, el 1° junio de 2009. A la derecha, foto de Joao Santana de febrero de 2016 en Brasil. Santana dirigió la campaña electoral de Funes y fue fundador de Polistepeque, la agencia contratada por la Presidencia de Funes. Montaje fotográfico realizado por El Faro. Imágenes de El Faro y AFP.

A la izquierda, el expresidente Mauricio Funes en el día de su juramentación, el 1° junio de 2009. A la derecha, foto de Joao Santana de febrero de 2016 en Brasil. Santana dirigió la campaña electoral de Funes y fue fundador de Polistepeque, la agencia contratada por la Presidencia de Funes. Montaje fotográfico realizado por El Faro. Imágenes de El Faro y AFP.

El anexo 5 de la confesión de Joao Santana se titula“Campaña de El Salvador, pago de la empresa Odebrecht intermediado por Lula” y revela detalles del manejo de la campaña de Funes y también relata un momento crítico en el que el equipo de campaña se quedó sin dinero para comprar espacios publicitarios en la televisión local. Santana dice que solucionó el problema solicitando dinero en Brasil. 

"A finales de 2008, al final de la campaña presidencial de El Salvador, faltaban fondos para comprar espacio publicitario en televisiones locales. Como la solicitud para llevar a cabo la campaña había sido realizada por Lula, Joao Santana llegó a Brasil y comunicó directamente este problema con Lula", aparece parafraseada por las autoridades la confesión de Joao, quien también contó que Lula le compartió el número de Emilio Odebrecht y le aseguró que "Emily" -Emilio Odebrecht- iba a resolverle el problema. "JOÃO SANTANA aprendió hace mucho tiempo que el tema fue resuelto, bajo EMILIO ODEBRECHT, por la filial de Panamá", dice el anexo 5.

En estos nuevos documentos, la justicia brasileña señala los pagos de Odebrecht por los servicios de Santana como una presunta actividad criminal  de lavado de dinero.  "Las actividades del Sector de Operaciones Estructuradas de Odebebrecht se relaciona a operaciones de lavado de dinero consistentes en transferencias a de valores entre cuentas abiertas a nombre de offshores, como Innovation e Klienfeld, y para cuentas abiertas para la offshore Shellbil en beneficio de los publicistas Mónica Moura y Joao Santana". Además de El Salvador, las autoridades en Brasil mencionan como ejemplo los pagos por los servicios de marketing publicitarios prestados por Joao Santana en campañas presidenciales de América Latina y África, en países como Angola y Panamá, donde el expresidente Ricardo Martinelli habría pagado 500 mil dólares a la pareja, según destaca TVN de Panamá). En Venezuela, los publicistas aseguran que el entonces canciller Ricardo Maduro pagó 11 millones para la campaña de 2012 que dio la reelección de Hugo Chávez, según destaca El País de España.

Por el hecho de que la actividad de lavado fue cometida en territorio extranjero, el Tribunal Supremo de Brasil se declara incompetente para perseguir los presuntos delitos, y recomienda solicitar ayuda los países hasta donde llegó la trama de sobornos de Odebrecht. "Considerando que la presunta acción criminal ocurrió en territorio extranjero, la cooperación internacional con el país afectado parece ser el camino más viable para perseguir este caso”.

El 4 de mayo de 2017, el Tribunal Supremo Federal determinó que no puede conocer sobre el contenido del testimonio de Joao Santana y Mónica Moura sobre su participación en la campaña de Mauricio Funes, pero autorizó a compartir toda la información con la Fiscalía en El Salvador. "Se autoriza al Procurador General de la República (de Brasil) a compartir con las autoridades de El Salvador el material adjunto a esta solicitud, a través de la Cooperación Jurídica Internacional".

Santana reveló que fue el propio candidato del FMLN quien se reunió con él para pedirle que dirigiera su campaña. El minutado de la “colaboración 05” en poder de las autoridades brasileñas recoge un resumen de 1 minuto y 3 segundos en el que Santana confiesa que se reunió con Mauricio Funes a finales de 2008. No detalla fecha exacta ni lugar , pero sí el propósito de la reunión.  “A finales de 2008, JOÃO SANTANA recibió una visita de MAURICIO FUNES, quien le pidió trabajar en su campaña en EL SALVADOR”, dice el documento del Ministerio Público Federal de Brasil.

Otrora exitosos publicistas en Latinoamérica, Santana y su esposa han sido condenados a ocho años y cuatro meses de prisión por lavado de dinero. Sus confesiones plantean que recibieron pagos de Odebrecht para manejar la campaña de Funes y que llegaron a El Salvador siguiendo instrucciones  del entonces presidente de Brasil, Lula da Silva. El testimonio de Santana indica que la constructora brasileña pagó espacios publicitarios en la televisión local durante el sprint final de la campaña presidencial que ganó Mauricio Funes.

En su versión de los hechos, Santana cuenta que poco después de haberse reunido con Funes se reunió en el Palacio Presidencial con Lula, quien le reforzó la solicitud de que fuera a El Salvador y le garantizó que el pago por sus servicios iba a estar garantizado. Lula le pidió al publicista que hablara con Emilio Odebrecht -el padre de Marcelo Odebrecht- quien giró instrucciones para que el asunto fueron manejado por el ex ministro de finanzas y operador político del PT Antonio Palloci.

“JOÃO SANTANA estuvo en el Palacio del Planalto para hablar con LULA, cuando LULA le dijo a JOÃO SANTANA que hablara con EMILIO ODEBRECHT sobre el asunto, lo que le sería adelantado por GILBERTO CARVALHO (ministro de la presidencia). Pocos días después, JOÃO SANTANA habló con EMILIO, quien dijo que iba a tratar el asunto con el italiano (PALOCCI)”.

Santana menciona directamente a Lula -como quien dio la orden de pagar por sus servicios para la campaña de Mauricio Funes- y a un personaje cercano a su entorno como uno de los ejecutores, Antonio Palloci. El 5 de febrero de 2016, un peritaje a la computadora de una empleada de la oficina de operaciones estructuradas -María Lucía Guimaraes- detectó un reporte contable que vinculaba a Palloci como el encargado de pagar 5.3 millones de reales para la campaña de Mauricio Funes.

Junto a la declaración de Santana, las autoridades también revelaron la confesión de su esposa, Mónica Moura, con quien el publicista montó Polistepeque, S.A. de C.V., una empresa de publicidad que nació con cliente en julio de 2009 (la presidencia de Funes) y a quien el exmandatario favoreció con más de 6 millones de dólares en contratos de publicidad entre 2010 y 2011. Antes de llegar a la presidencia, Santana y Moura revelaron que en la triangulación de fondos participaron el expresidente de Brasil, Lula da Silva, Emilio Odebrecht -el padre del CEO de la gigante de la construcción-, Antonio Palocci, un operador político del Partido de los Trabajadores, y Mauricio Funes.  “Joao Santana fue invitado a dirigir la campaña presidencial en El Salvador del candidato Mauricio Funes, a petición de Lula, quien conocía a la esposa del candidato Vanda Pignato, que era afiliada al PT desde su fundación”, dice la confesión de Moura.

Mónica Moura recibió un pago de 2 millones de dólares "en especie" en Brasil por Juscelino Dourado y le fue comunicado que Antonio Palloci le pagaría el resto del dinero en una cuenta de la offshore panameña Shellbil. "ANTONIO PALOCCI, utilizó el esquema de ODEBRECHT y fue determinado que la otra parte sería pagada por la empresa, sin saber cómo ya sea en Brasil o en el extranjero (en la cuenta SHELLBILL)", dice el anexo 17, un resumen de la colaboración de Mónica Moura.

Moura dice que parte de los servicios de Joao fueron pagados desde Brasil y que con instrucciones de Antonio Palloci fue hecho un ajuste para que desde el Grupo Odebrecht fueran asumidos los costos. Santana también dio la misma versión. “Clarificó que los eventos ocurrieron a finales de 2008 y que el grupo Odebrecht hizo los pagos a petición de Lula a través de una subsidiaria en Panamá”, dice el anexo 5, un resumen de la colaboración de Santana con las autoridades brasileñas.

"En ese caso los elementos probatorios inducen a concluir que Odebrecht a partir de un ajuste hecho por Antonio Palocci Filho pagó los gastos de Joao Cerqueira de Santana Filho y de Mónica Regina Cunha Moura relacionados a la campaña por la Presidencia de la República de El Salvador que ganó Mauricio Funes en 2009", dice uno de los requerimientos presentados por la Policía ante el Tribunal de Curitiba el 5 de febrero de 2016.

En El Salvador, funcionarios de la casa presidencial que dirigió Funes dijeron a El Faro que el enlace entre Santana, Funes y Brasil siempre fue la ex primera dama, Vanda Pignato. El 18 de abril de 2017, en Brasil, O Globo publicó una confesión de Hilberto Mascarenhas, grabada el 15 de diciembre de 2016, en la que el coordinador de la División de Operaciones Estructuradas de Odebrecht, la oficina creada en la compañía para coordinar los pagos de sobornos en Brasil y en el extranjero, dice que fue Vanda Pignato quien solicitó al ex presidente Lula la ayuda del PT para la campaña de Funes. Según O Globo, fue Pignato -quien desde 1980 fue militante del PT- quien intermedió para que Odebrecht apoyara la campaña a través de la incorporación del publicista Joao Santana.

A finales de abril de 2017, a través de la oficina de prensa de la Secretaría de Inclusión Social de El Salvador, Pignato mandó a decir que ella no manejó el tema de la publicidad ni durante la campaña ni durante el periodo presidencial, y dijo que no haría más comentarios sobre el tema.

A través de mensajes privados en su cuenta oficial en Twitter, el expresidente Funes respondió que ni él ni su equipo le pagaron a Joao Santana ni gestionaron fondos de empresas brasileñas para que este cobrara por esa vía sus honorarios.

En la noche del jueves 11, Funes escribió en su cuenta personal: "Es de entender que un imputado declarará lo que le resulte conveniente para reducir su condena. Ni Yo ni Vanda recibimos dineros de Odebrecht".

“Si desean profundizar, gestionen una entrevista con Santana”

El viernes 12, por la noche, el expresidente Funes contestó algunas preguntas hechas por El Faro a través del servicio de mensajería en su cuenta oficial de Twitter. Funes, en primera instancia, se desvinculó de los tratos entre Lula Da Silva, Odebrecht, Joao Santana y Mónica Moura. El exmandatario también desliga de esas actividades a la exprimera dama, Vanda Pignato.

Para el expresidente es un despropósito hacer preguntas sobre el caso Odebrecht en El Salvador, dado que la trama de corrupción y lavado de dinero debe investigarla Brasil. “Estas declaraciones fueron dadas en el contexto de una investigación que se lleva a cabo en Brasil. Acá no hay ningún expediente relacionado con ese asunto pues los recursos involucrados tienen que ver con una empresa brasileña y con el erario público de Brasil y no con El Salvador”, escribió.

El ‘acá’ de Funes se refiere a El Salvador, y no a Nicaragua, país que le otorgó asilo político en 2016. En El Salvador, Funes es investigado por la Fiscalía por cinco delitos relativos a corrupción, incluido el lavado de dinero, en otro caso que no está relacionado con Odebrecht. 

Sobre la declaración de Santana, en la que él asegura haber solicitado dinero a Odebrecht para pagar spots de la campaña presidencial, Funes dice: “Los espacios publicitarios en televisión local fueron financiados con recursos del FMLN y de Amigos de Mauricio. Nunca recibimos fondos de Odebrecht”.

Según el mandatario, la prueba de que no recibieron fondos de Odebrecht puede encontrarse en las transferencias bancarias de la campaña presidencial de 2009. El Faro le preguntó cómo se le pagó a Santana, de dónde habían salido esos fondos, y si podía presentar pruebas documentales para justificar esos pagos. Se le pidió, además, que explicara el desconocimiento sobre quién contrató a Santana, cómo y con qué fondos, dado que era su campaña electoral. De ser ese el escenario, se le pidió que revelara quién era el responsable en su campaña de conocer quién contrató a Santana, los montos y el origen de esos fondos. El mandatario no respondió estas preguntas, e insistió en que los tratos de Santana y su esposa con Odebrecht y Brasil no tuvieron nada que ver con él, con su campaña ni con Vanda Pignato.

“Al leer detenidamente las declaraciones de Joao Santana y Mónica Moura en ningún momento me vinculan con la probable operación de lavado que supone el pago irregular de parte de Odebrecht”, dijo Funes, y añadió: “Yo no tengo por qué dar cuenta de los arreglos que pudo haber hecho Santana con Odebrecht. Ese es un asunto de ellos y eso no me involucra en ninguna operación de lavado de dinero como maliciosamente ustedes lo sugieren”.

El Faro explicó a Funes que el testimonio de Joao Santana hace una relación directa entre una supuesta petición que él mismo le hiciera para que Santana dirigiera su campaña presidencial, la ‘instrucción’ posterior del expresidente Lula para enviar a Santana a El Salvador, y el trámite de los pagos a través de Odebrecht. El Faro pidió a Funes que confirmara o rechazara la versión de Santana.

A continuación, la transcripción literal de su última respuesta:

"Les reitero lo que he dicho antes y no pienso agregar más. Ustedes son un medio de comunicación. No traten de hacer el trabajo de investigación de la Fiscalía. Como he sostenido en otras ocasiones: Uno, no he recibido dinero de Odebrecht. Tampoco Vanda ha recibido alguna donación para mi campaña, ni de Odebrecht ni de ninguna otra empresa brasileña. Y menos ha sido intermediaria de alguna negociación como en algún momento lo aseguró Folha de Sao Paulo. Segundo, no tengo idea si Joao Santana o Mónica Moura recibieron algún tipo de dinero de Odebrecht por pago de sus servicios y en caso lo hayan recibido tampoco conozco la forma cómo lo recibieron y cuánto. Tercero, yo no contraté a Joao Santana. No tenía forma de hacerlo. Como ya lo he dicho en otras ocasiones, no le he hecho ningún pago a Santana y por tanto no pueden existir comprobantes  de pagos que nunca se hicieron. No tengo idea si su empresa entró o no en una crisis financiera. El hecho es que ningún dinero procedente de Odebrecht entró a mi campaña electoral. La única relación contractual con Santana y su empresa fue ya en el gobierno en tanto agencia de publicidad  y sus servicios fueron pagados con recursos públicos del presupuesto gubernamental. No tengo nada que ver con el supuesto lavado por el que se investiga a Santana y su esposa. Esa es una investigación de las autoridades brasileñas y son  ellas en todo caso las que deberán hacer las preguntas pertinentes si así lo consideran y tengan jurisdicción para ello. En lo que a mí respecta este es un caso cerrado. Si desean profundizar más en las investigaciones de la Operación Lava Jato gestionen una entrevista con Santana. Quizás tengan suerte y se las dé".

El 9 de agosto de 2010, el presidente Mauricio Funes y la primera dama Vanda Pignato hicieron una visita oficial a Brasil. Se reunieron con el presidente Luiz Inacio Lula da Silva en una ceremonia en Sao Paulo de la Federación de Industriales (FIESP). AFP PHOTO/Mauricio LIMA / AFP PHOTO / MAURICIO LIMA

El 9 de agosto de 2010, el presidente Mauricio Funes y la primera dama Vanda Pignato hicieron una visita oficial a Brasil. Se reunieron con el presidente Luiz Inacio Lula da Silva en una ceremonia en Sao Paulo de la Federación de Industriales (FIESP). AFP PHOTO/Mauricio LIMA / AFP PHOTO / MAURICIO LIMA

*Nota de la Redacción: La versión original de esta nota fue modificada en la noche del 12 de mayo. Se agregaron nuevas declaraciones del expresidente Mauricio Funes sobre el caso.

Publicidad
Publicidad

 CERRAR
Publicidad