Publicidad

El Ágora

Ni la Secultura ni la Fiscalía ni la Policía ni los jueces habían podido parar la construcción de la urbanización Acrópoli Sonsonate sobre Tacuscalco, un sitio arqueológico declarado como bien cultural. Nueve meses después de que una constructora del grupo Salazar Romero iniciara la obra, una jueza ambiental ha decidido suspenderla por falta de un permiso ambiental. Del terreno todavía sobresalen vestigios arqueológicos: una piedra de moler, cerámica prehispánica, obsidiana...    

Publicidad

 CERRAR
Publicidad