Publicidad

El Salvador

La procuradora para la Defensa de Derechos Humanos, Raquel Caballero de Guevara, benefició a dos hijastras con un contrato laboral y con un incremento salarial en los primeros meses de su gestión. Una auditoría especial de la Corte de Cuentas concluye que incumplió normas éticas y que los beneficios a favor de sus familiares contradicen disposiciones legales. Cuando fue procuradora adjunta para derechos de la mujer y familia, litigó divorcios y casos de manutención junto a su esposo.

Publicidad

Publicidad
 CERRAR
Publicidad