Publicidad

EF Foto

La comunidad Nueva Esperanza 2, en San Pedro Sula, es la suma de toda las miserias hondureñas: pobreza, abandono estatal y una necesidad: migrar. A seis meses del paso de los huracanes Eta y Iota, los hondureños no han logrado recuperarse de las pérdidas causadas por las inundaciones. El Valle de Sula fue unos de los sectores más afectados debido al desbordamiento de los ríos Ulúa y Chamelecón, que recorre los sectores más populosos del departamento de Cortés. El Ulúa es uno de los ríos más...

Publicidad

 CERRAR
Publicidad