Publicidad

Centroamérica

A un año del inicio de las protestas contra el gobierno de Daniel Ortega, las autoridades sandinistas se esfuerzan por presentar un país al que ha vuelto la calma y la normalidad. La realidad es muy distinta: en Nicaragua nada es normal.

Publicidad

 CERRAR
Publicidad