Publicidad

El continuismo que corroe hoy a la cúpula de las instituciones militares es una enfermedad política derivada del reeleccionismo indefinido de Daniel Ortega en su afán de perpetuar una dictadura.

Publicidad

Roberto Turcios

Publicidad

Eva López

EF Foto

Eva López

 CERRAR
Publicidad