Publicidad

La expulsión de Lizárraga es grave pero no sorpresiva: el periodismo capaz de revelar actos de corrupción es un obstáculo serio para los planes de los corruptos.

Publicidad

Publicidad

 CERRAR
Publicidad